Telefónica Movistar está dispuesta a desistirse del proceso de arbitraje internacional que inició en junio pasado en contra del gobierno mexicano por una resolución para la baja gradual de tarifas de interconexión que emitió la Cofetel.

El presidente ejecutivo de Telefónica México y Centroamérica, Francisco Gil Díaz, enfatizó que no es nuestro deseo cobrar dinero al gobierno, estamos dispuestos a desistirnos de cualquier reclamo, lo único que solicitamos es que se reconozcan los costos de la empresa, eso es todo, así de sencillo

En el marco de la presentación del proyecto Integración México , Gil Díaz apuntó que el tiempo de resolución de este caso es indeterminable, dado que dependen de peritajes que aún están por realizarse y de la decisión que tome la autoridad.

En junio pasado, Telefónica inició un proceso de arbitraje internacional con el fin de que autoridades del mercado mexicano de telecomunicaciones eliminen el efecto retroactivo que le implicaría pagar a Axtel alrededor de 45 millones de dólares, derivado del ajuste en las tarifas de interconexión de 2006 a 2011.

El recurso se promovió ante el Centro Internacional de Arreglo de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi), del Banco Mundial, en el marco del Acuerdo para la Promoción y Protección Recíproca de las Inversiones.

En 2008, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) emitió una resolución para la baja gradual de las tarifas de interconexión, mientras que en abril del año pasado la Comisión Federal de Telecomunicaciones (Cofetel) fijó una tarifa de 39 centavos por minuto, equivalente a una reducción de 61% respecto a la tarifa de 2010.

Derivado de esta reducción, la empresa Axtel reclama a Telefónica el pago por retroactividad a partir del año 2006, lo cual genera inconformidad en la empresa española, que considera que es un beneficio que no se ve reflejado en los bolsillos de los consumidores.

Con relación a las medidas que anunció el corporativo en España por algunos requerimientos de liquidez que incluyen la venta de activos como la empresa Atento, Gil Díaz dijo que en ningún sentido estas acciones limitan el apoyo para seguir reforzando y ampliando la operación de México.

El apoyo del corporativo a la operación de México no ha cambiado, seguimos con el plan de inversiones de despliegue de infraestructura y el desarrollo de tecnología, independientemente de las operaciones financieras que está llevando a cabo la empresa a nivel mundial , apuntó.

apr