El coronavirus no fue más que la gota que colmó el vaso en una serie de causas que explican la decisión de la automotriz japonesa: los últimos modelos de autos no funcionaron y la factoría trabajaba al 20% de su capacidad; trabajadores realizaron protestas y el gobierno comenzará negociaciones.

La multinacional japonesa Nissan informó a los sindicatos y al Gobierno de España su decisión de cerrar sus plantas de Barcelona en diciembre, lo que implicará unos 3,000 posibles despidos, dentro de la voluntad de la alianza con Renault de que Nissan se concentrará en Japón, China y EU.

Nissan ofreció una rueda de prensa en Japón para dar detalles sobre sus planes a medio plazo en todo el mundo. Su presidente y consejero delegado, Makoto Uchida, dijo que la compañía tiene la intención de reducir su capacidad de producción en todo el mundo de los 7.2 millones de unidades anuales de ahora a 6 millones, un 20% menos, con la voluntad de que las instalaciones funcionen al 90% de su capacidad, esto es, que ensamblen 5.4 millones de vehículos por ejercicio.

El repliegue de Nissan en España implicará el cierre de la factoría de la Zona Franca, la antigua Motor Ibérica, que pasó a manos orientales en 1980. Las instalaciones industriales de Nissan en el país tienen 4,000 trabajadores, entre Cantabria (535), Ávila (431) y Cataluña (3,044). En esta última comunidad, el grueso (2,462 empleados) se concentra en la factoría de Barcelona, que ahora está parada por una huelga indefinida.

Los sindicatos intensificaron sus protestas y las administraciones recalcaron su llamamiento para que Nissan permanezca en España con el argumento de que será más caro irse (1,000 millones de euros) que quedarse (inversión de 300 millones para un nuevo modelo eléctrico, dentro del plan industrial que el Gobierno y la Generalitat plantearon a Nissan). En tanto, la Administración advirtió a la multinacional japonesa que tendrá que asumir unos costes de al menos 1,000 millones de euros, incluyendo las indemnizaciones a los trabajadores, el restablecimiento a su estado original de los terrenos (propiedad del Consorcio de la Zona Franca) donde está ubicada la planta y los múltiples compromisos, por ejemplo, con proveedores, además de la posible devolución de subvenciones que, en los últimos doce años.

El Gobierno comenzará negociaciones “para establecer los plazos y las condiciones del proceso” y “convocará en los próximos días a la Generalitat, al Ayuntamiento de Barcelona y centrales sindicales para analizar conjuntamente la situación y estudiar diferentes escenarios de futuro”.

El de Nissan en Barcelona será el principal cierre industrial en la historia de Cataluña. El sector del motor está en plena transformación desde el vehículo de combustión hacia el eléctrico, que requerirá cuantiosas inversiones.

El cierre de la fábrica se debe a diversos factores, siendo la emergencia sanitaria uno de los más complejos. La factoría apenas trabajaba al 20% de su capacidad antes de la pandemia, con unas 100 furgonetas eléctricas eNV200 en la línea 1 y unas 150 pick-up diarias en la línea 2. Actualmente está parada: para las furgonetas eléctricas no hay demanda y el pedido que había para las pick-up no se puede ensamblar como consecuencia de la huelga indefinida que convocaron los trabajadores en protesta. Dentro de los planes de la multinacional, también está el cierre de  la planta de Indonesia.

Latam Arlines busca reducir su negocio en 30%; podría salir de Argentina y Paraguay

El grupo Latam aseguró que planea reducir su tamaño en cerca de un 30%, luego de acogerse al Capítulo 11 de la ley de quiebra en Estados Unidos, para “transformar al grupo acorde a la nueva realidad” tras el impacto del coronavirus.

Este contexto pone sobre la mesa diversas alternativas a evaluar, pero abre las puertas para que Latam abandone las operaciones en Argentina ante la falta de rentabilidad, como así también en Paraguay. El mercado argentino representa alrededor de un 7% de la oferta total de Latam, por lo que salir de él ya significa un recorte importante para la firma. Por otro lado, la aerolínea podría eliminar o recortar hasta un 40% la frecuencia de los vuelos de largo alcance. Es decir, todos aquellos que se realizan fuera de la región, considerando que será el segmento que más va a tardar en recuperarse. (Con información de El Cronista/Argentina)

Argentina: intercambio comercial registró en abril su peor caída desde el 2009

En abril, con gran parte de los mercados del exterior cerrados por la pandemia de Covid-19, el intercambio comercial en Argentina se desplomó 23.8%, totalizando 7,247 millones de dólares, frente a los 9,509 millones de dólares registrados en abril del 2019.

En el 2009 fue la caída más profunda, esto a causa de la crisis financiera internacional que le había puesto un freno a la economía global, a raíz de lo cual el intercambio comercial argentino, esto es, la suma de exportaciones más importaciones, se derrumbó 27.2 por ciento. De acuerdo a los datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec), las exportaciones llegaron en abril a 4,329 millones de dólares, una contracción de 18.9% en relación al mismo mes del año anterior, mientras que las importaciones se desplomaron hasta 2,918 millones de dólares, nada menos que 30.1% en términos interanuales. (Con información de El Cronista/Argentina)

Brasil registra déficit de US17,500 millones en su prespuesto durante abril

El Gobierno de Brasil reportó un déficit de presupuesto récord de 92,900 millones de reales (17,500 millones de dólares) en abril, dijo el Tesoro, advirtiendo que el déficit y la deuda nacional podrían explotar aún más que lo esperado si las medidas de gasto para combatir la crisis se extienden. Las cifras son las primeras que capturan totalmente el impacto en los ingresos del gobierno y el gasto por la crisis del coronavirus que, como se esperaba, creó un agujero récord en las finanzas públicas. El Tesoro reiteró que las medidas de emergencia deben ser limitadas a los entre tres a cuatro meses que las autoridades esperaban que se prolongara la crisis sanitaria, debido a que Brasil no tiene la capacidad para seguir brindando apoyo fiscal a la economía.

“Si cualquier programa se renueva o hay nuevas frustraciones en términos de ingresos, el déficit primario del sector público superará el 10% del PIB, poniendo más presión sobre el crecimiento de la deuda neta y bruta”, dijo el Tesoro. (Con información de Reuters)