Manzanillo, Col. El Grupo Mar invirtió 75 millones de dólares en la adquisición de tres buques pesqueros, que permitirán evitar la importación de atún y cumplir con el compromiso internacional de México en la Comisión Interamericana del Atún Tropical (CIAT), de aumentar la cuota asignada de producción en 35%, en el corto plazo, para lograr una flota eficiente.

México consume 190,000 toneladas de atún enlatado anualmente, pero su producción es de 160,000 toneladas, de las cuales exporta 20,000 toneladas a Estados Unidos y Europa, por lo cual mantiene un déficit de 50,000 toneladas.

A pesar de que el país forma parte de los 10 principales productores de atún en el mundo, su consumo per cápita es de 9 kilos anuales; la media internacional es de 17.

El presidente Enrique Peña Nieto se comprometió ante los empresarios atuneros a litigar y defender en mercados internacionales, como es el europeo y estadounidense, el acceso preferencial al atún mexicano, ya que a pesar de que nuestro país es el único de América Latina que tiene Tratado de Libre Comercio con el viejo continente, paga un arancel de 23.5% para su ingreso.

También, el mandatario anunció que fomentará la cultura del consumo del atún en el mercado nacional, a fin de que de la industria pueda crecer.

El jefe del Ejecutivo y el fundador del Grupo Marítimo Industrial, Antonio Suárez Gutiérrez, dieron el banderazo para zarpar el primer buque llamado El Gijón, que permitirá aumentar la producción en más de 1 millón de latas diarias para la marca Tuny empresa mexicana que posee 30% del mercado nacional. Además de que el barco cuenta con la más alta tecnología, en pro del medio ambiente y la fauna marina.

El pionero de la lata abre fácil y alimentos preparados destacó que en los últimos años nuestro país se estancó en la producción de atún enlatado, al procesar apenas 18.3 millones de cajas anuales, de las cuales 6 millones las realiza Grupo Mar, con una factura de 2,800 millones de dólares.

El gobernador de Colima, Mario Anguiano Moreno, refirió que la puesta en marcha de este barco y los que faltan por llegar de España, le permitirá a México aprovechar su cuota autorizada de captura, hecho que no se ha logrado ante la falta de la modernización de la flota, mientras otros países pelean la cuota que pertenece a nuestro país.

TRABAS FISCALES

Jorge Jiménez Mendoza, director de Administración y Finanzas del Grupo Mar, aseguró que la reforma fiscal ya impactó los números de la empresa e incluso repercutió en los costos del consumidor, luego de que la Secretaría de Hacienda eliminara el régimen simplificado, antes era 21% y ahora pagamos impuestos por ese concepto en 30% , dijo.

Pero no sólo eso, sino que los cambios fiscales obligaron a la empresa marítima a mandar a construir los buques con los astilleros de España, ya que si la Marina mexicana lo hacía el costo se elevaba 16% por concepto de IVA, aun cuando El Gijón es un barco con la más alta tecnología en América Latina.

lgonzalez@eleconomista.com.mx