Las entidades federativas en México tienen un rezago de 42 años en innovación y desarrollo tecnológico respecto al promedio de la Unión Europea, dio a conocer la consultora Aregional.com.

El director de Pymes e Innovación regional de la firma, Heriberto Ruiz Tafoya, aseguró que a los estados mexicanos les llevaría más de cuatro décadas alcanzar los niveles de innovación que tiene el promedio europeo.

Al dar a conocer el Indice de Innovación Estatal 2010, precisó que el Distrito Federal y Nuevo León son las únicas entidades federativas que rebasan la media europea, dado que presentan un mayor desarrollo y realizan más actividades encaminadas a la innovación.

En contraste, a Tlaxcala y Oaxaca les llevaría más de 100 años alcanzar la media europea, porque son estados que tienen escasa innovación y en los últimos años su crecimiento ha sido limitado.

En conferencia de prensa, destacó la importancia de elevar la inversión en innovación y desarrollo tecnológico en México, que actualmente es de sólo 0.4% del Producto Interno Bruto (PIB), cuando en naciones desarrolladas se destina entre 3.0 y 3.5 por ciento.

Ruiz Tafoya opinó que el rezago que enfrenta México en innovación es responsabilidad de los gobiernos federal y estatales, quienes deben diseñar política y destinar recursos públicos, pero también del sector privado, que -dijo-invierte muy poco en esta materia.

Con base a los resultados del Indice de Innovación Estatal 2010, Heriberto Ruiz subrayó que el Distrito Federal y Nuevo León agrupan a las mejores empresas que operan en México, concentran talento, tienen universidades o centro de formación de recursos humanos de calidad, cuentan con mayor infraestructura tecnológica, acceso a mercados y actores del sector financiero.

Pese a que Chihuahua, Querétaro, Baja California, Sonora, Coahuila y Guanajuato son entidades con capacidades de producción probada desde hace tiempo, mencionó que para competir en el mundo requieren mejorar sus aptitudes creativas e innovadoras.

En tanto, expuso, entidades del centro y del sur de México poseen escasos niveles de innovación porque sus economías presentan rezagos estructurales, tanto por sus limitadas capacidades empresariales, comerciales y productivas, como por sus condiciones sociales, culturales y educativas.

apr