Untitled Document

El pasado 8 de agosto, la Secretaria de Comunicaciones y Transportes (SCT), dio a conocer la decisión del gobierno federal de rescatar la banda 2.5 Gigahertz (Ghz), de manos de MVS Comunicaciones desde 1989.

La empresa, que en 2011 anunció la conformación de un consorcio concesionario integrado por MVS Clearwire, Alestra e Intel, pretendía invertir 1,000 para la explotación de la frecuencia.

Al dar su posición respecto a la medida anunciada por la SCT, el presidente de MVS, Joaquín Vargas Guajardo, calificó ésta de equivocada e injustificada y profundamente costosa para el país .

Al momento del anuncio, la empresa había destinado 80 millones al proyecto. Vargas Guajardo dijo que frenaron las inversiones ante la incertidumbre generada al no definirse la contraprestación por el uso de la frecuencia.

En conferencia de prensa, Vargas señaló que MVS ofrecía pagar 4 centavos por cada uno de los 140 gigahertz equivalentes a 500 millones de dólares, tomando en consideración la propuesta de la SCT de ceder 50 gigas de un total de 190 en manos de MVS. La Secretaría de Hacienda demanda 10.5 centavos o 1,200 millones a 20 años.

El máximo directivo de MVS afirmó que fueron engañados por el Presidencia y la SCT. Las razones para llevar a cabo el rescate, dijo, obedecen a cuestiones políticas y de dar mayores privilegios a empresas como Televisa.

Afirmó además que el caso condenará al próximo gobierno a cinco años de litigios.

No se trata únicamente de un acto arbitrario que afecta los legítimos derechos de un concesionario, sino sobre todo una decisión de política pública que amerita un análisis a fondo .

En el 2000, la Unión Internacional de Telecomunicaciones identificó la banda 2.5 Ghz como la más idónea para la prestación de servicios internacionales móviles. En México, la banda se licitó originalmente para la prestación de servicios de televisión de paga vía microondas, que era precisamente para el que MVS tenía concesionado el espectro.

Sin embargo, ante los adelantos tecnológicos, MVS terminó migrando a los usuarios que atendía en dicha plataforma a la de televisión satelital (con su marca Dish), con lo que prácticamente dejó sus frecuencias en estado ocioso.

¿Qué hizo MVS con la banda 2.5 Ghz en el tiempo que ha estado en sus manos?

1989. La SCT, entonces dirigida por Andrés Caso Lombardo otorga por la vía de la subasta a MVS la concesión de la banda 2.5 Ghz. ). MVS consiguió 16% de las concesiones por asignación directa, 37% a través de licita¬ciones públicas y 47% por transacciones comerciales con otras empresas.

2003. Surge MVS Net y el servicio de internet móvil e-go MVS con la participación de Intel Capital y Clearwire que invirtieron 75 millones de dólares en la nueva empresa, que usaría tecnología pre Wimax.

2005. Vencen las primeras concesiones de la banda 2.5 Ghz. Para finales del 2009, habían vencido 20 de las 60 concesiones en manos de MVS. El resto vencen en 2018 y 2020 (salvo en la Ciudad de México que vencen en 2013

2007. Inician pláticas entre MVS y la SCT sobre los esquemas posibles para tramitar la prórroga de las concesiones de MVS de la banda de 2.5 GHz.

2009. La CFC falla en contra de la prórroga de nueve concesiones en manos de MVS que habían expirado y se pronuncia a favor de la licitación de la banda 2.5 Ghz.

2010, Agosto. La SCT niega a MVS la modificación en sus títulos de concesión para ofrecer el servicio de banda ancha móvil.

  • 2011

Abril. MVS anuncia la conformación del consorcio concesionario integrado por MVS Telecomunicaciones, Clearwire, Alestra e Intel para ofrecer banda ancha para todos a través de la banda de 2.5 GHz con una inversión inicial de 400 millones de dólares en infraestructura, de un monto total que ascendería a 1,000 millones de dólares.

Junio. MVS suspende el servicio de Internet móvil e-go, operado en el Distrito Federal, Monterrey, Guadalajara, Toluca y Mexicali.

Diciembre. La SCT notifica a MVS el no refrendo de las concesiones vencidas en la banda de 2.5 GHz.

Disputa por la banda 2.5

Haz clic en la imagen para ampliarla

APR/ Con información de Mediatelecom y Octavio Amador / El Economista.