Diego Molano Vega es un ministro que lo mismo habla de fibra óptica en municipios alejados de Bogotá que de servicios de la nueva economía digital como Grooveshark, Netflix o Tapsy. Sin pretensiones. Encabeza el Ministerio de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (Mintic) y lidera la política digital de Colombia. Tiene metas claras y un discurso concreto: es posible reducir la pobreza con la tecnología, generar empleo y ser más competitivos.

A diferencia de la Estrategia Digital de México, que presentó el presidente Enrique Peña Nieto el 25 de noviembre pasado, el programa Vive Digital de Colombia tiene indicadores precisos para determinar su efectividad. Y, a diferencia de los responsables mexicanos, Molano Vega sí da entrevistas para hablar a profundidad sobre su tarea.

Vive Digital se sostiene sobre cuatro pilares: 1. inversión en infraestructura, para crecer el número de conexiones, la velocidad de banda ancha y el número de usuarios de los servicios de telecomunicaciones; 2. servicios, para que los equipos de cómputo y las conexiones sean asequibles y competitivas (en Colombia se eliminó el IVA a Internet, se subsidian tarifas y se redujeron aranceles a la importación de terminales); 3. aplicaciones, porque la tecnología no es un tema de fierros, sino de contenidos , y 4. usuarios, porque al final todo se reduce al bienestar de las personas.

Este plan no fue invención mía ni del presidente (Juan Manuel Santos). Lo que hicimos fue generar una red social donde 5,000 personas participaron, hicimos a todo el mundo partícipe (del diseño de la estrategia). Entonces, cuando la lanzamos, esas 5,000 personas se apropiaron del tema y siguen participando de él , afirma Molano, en entrevista vía telefónica desde Bogotá.

Mi tarea es la de predicar las TIC y vender sus ventajas en la educación, en la justicia, en las pequeñas y medianas empresas, en las industrias , dice este ingeniero electrónico con maestría en Economía de la Universidad Javeriana, quien tomó el cargo el 7 de agosto del 2010. Buena parte de su jornada laboral está relacionada con el tema: convencer a gobernadores y alcaldes para emprender programas de reducción de brecha digital; trabajar con los operadores de telecomunicaciones para alcanzar metas en la calidad del servicio; desarrollar iniciativas de inclusión digital. La idea es que los ciegos vayan al cine o naveguen por Internet y que los sordos hablen por teléfono , dice.

Eres un evangelizador de las TIC.

Exactamente. Y hay diferentes formas de evangelizar. Por ejemplo, a Cemex Latam (subsidiaria de la cementera mexicana en Colombia) la incluimos en un proyecto con todas las ferreterías del país que venden sus productos, para que le compraran a través de Internet. Nosotros pusimos el dinero y Cemex nos ayudó en la ejecución.

Todos ganamos porque, primero, logramos que los ferreteros utilicen Internet: Cemex les aplica 10% de descuento si compran por Internet; segundo, logramos que se capacitaran, que compraran computadoras y que contrataran Internet, y tercero, los llevamos hacia una economía digital, lo que es un beneficio gigante para el gobierno. Muchos de esos ferreteros eran informales, no pagaban impuestos y ahora los pagan en cuentas oficiales: antes Cemex recogía plata en efectivo .

Ejemplos similares tiene en otros sectores. Para los taxistas de Bogotá motivó hace un par de años un ecosistema de contenidos (aplicaciones), que permiten a conductores y contratar el servicio desde un teléfono móvil. En esa ocasión nos preguntamos: ¿Los taxistas usan Internet? Y la respuesta fue que no. ¿Pero cómo lo iban a usar si no tenían contenidos útiles para su trabajo. Y lo mismo ocurrirá con el headhunter o con cualquier otro sector: si no cambia, si no se actualiza, perderá buen talento , contó en octubre pasado durante una reunión con la industria editorial en la capital colombiana.

Colombia se encuentra en el grupo de países con conectividad media en el estudio Desafío 2020 de la Ahciet (Asociación Iberoamericana de Centros de Investigación y Empresas de Telecomunicaciones), con penetraciones de banda ancha fija de entre 25% y 35% de los hogares y de banda ancha móvil de entre 15% y 20 por ciento.

¿Qué sugieres para diseñar los indicadores de éxito en la aplicación de una política digital?

Indicadores hay muchos. La OCDE tiene indicadores, sobre infraestructura y competencia, sobre conexiones por número de habitantes. Nosotros construimos una lista de 60 indicadores.

La medición de Vive Digital presenta indicadores bajo cuatro ejes: infraestructura y conectividad, usuarios y acceso (divididos entre usuarios domésticos y pymes), servicios y gobierno en línea. Cada indicador se mide sobre el avance en el año de trabajo, la meta al último día del ejercicio, el alcance porcentual de la meta, el objetivo en un cuatrienio y el avance para alcanzar ese objetivo.

A ustedes (México) no los envidiamos por sus telecomunicaciones; los envidiamos por los proyectos de innovación y sus ecosistemas de emprendimiento , dice Molano. El tema de la tecnología no es de fierros insiste , no es de aparatos, no es de software. Es un tema de gente .

Molano está convencido de algo: las tecnologías de la información y la comunicación pueden ayudar a más personas a salir de la pobreza e integrarse a la clase media.

¿Y por qué no a la clase alta? ¿Por qué no ponerse una meta más ambiciosa?

Nuestro reto es reducir la pobreza. Hace tres años y medio, 38% de los colombianos estaba por debajo de la línea de pobreza; ahora estamos cerca de 32 por ciento. Esto es una pirámide: si nos concentramos en llevar al tope la pirámide, podemos llevar a menos gente. Es mucho más fácil mover más gente de la clase más baja a la media que de la media a la alta.

[email protected]