La aparición de un nuevo canal de pensamiento religioso en la radio de la Ciudad de México, ahora a través de La Guadalupana 1260 AM, aumenta las críticas respecto de hasta qué grado es permisivo que los ministros de culto y las organizaciones civiles con tintes religiosos puedan transmitir señales de radio o televisión en un país que por casi 200 años ha intentado ser secular en sus instituciones y medios de información, pero cuyo pueblo es profundamente devoto de alguna fe.

En México, un total de 57 emisoras ya reconocidas por el público han transmitido en los últimos tres años algún tipo de contenido religioso. De ellas, se han identificado que tres operan en la clandestinidad, porque no cuentan con la autorización legal para enviar señales al aire, en tanto que una es intermitente con sus transmisiones y otras hacen un extraño híbrido de radio AM/FM con Facebook.

De todas ellas, 45 hoy están al aire con sus transmisiones por todo el país con contenidos católicos y otras también ofrecen una variedad de pensamientos cristianos, si es válido usar esa expresión así. Y dos más están por entrar al cuadrante de la FM de Comalcalco y Mérida. Se desconoce si actualmente están al aire programas con pensamientos relacionados con el judaísmo, el Islam u otras religiones.

La firma de investigación de audiencias de radio y televisión INRA hace mediciones en localidades donde se ubican trece de estas 45 emisoras y de sus resultados se destaca que en julio del 2021, estas trece estaciones acumularon 141,397 radioescuchas diarios. De las otras 32 emisoras también con transmisión no se cuenta con datos actualizados.

Un total de 45 emisoras hoy al aire en las bandas de AM y FM, y repartidas por 22 estados de la República y con alcance en más de 50 localidades, entre áreas metropolitanas, ciudades medianas y áreas rurales, significaría para algunos una suerte de cadena nacional de radio religiosa, pero en realidad esas estaciones apenas significan el 2.4% de todas las emisoras que operaban en el país al último día del 2020, un total de 1,841, por lo que, todavía, la llamada radio religiosa tiene poco peso en un sector que lleva operando un siglo en México, como es la industria radiofónica, y exhibe también el grado de inclusión que proyecta la democracia mexicana con la diversidad de pensamientos.

Chiapas tiene el mayor número de radios religiosas

Chiapas es, de lejos, el estado de la República con el mayor número de estaciones, con un total de nueve emisoras que cubren prácticamente toda la entidad, pero de éstas, ahora sólo se encuentran seis al aire y de ellas, destacan tres estaciones que cubren las plazas de mayor relevancia allí: San Cristóbal de las Casas, Tuxtla Gutiérrez y Tapachula, pero con alcance también hasta Las Margaritas, La Concordia o Cacahoatán. En Villa Comaltitlán es donde se escucha un canal pirata de radio religiosa y no es la única población de ese estado con una transmisión así.

En Chiapas, además, si bien algunas radios no cuentan con los permisos legales de transmisión, sí por Dios, porque fueron bendecidas por clérigos, según publicaciones en Facebook. Existe un antecedente del año 2014 de los académicos de la Universidad Autónoma de Chiapas, Sarelly Martínez Mendoza, Francisco Cordero Fernández y Hugo Villar Pinto, que en los resultados de una investigación hallaron que en todo Chiapas había en ese año 68 estaciones religiosas operando sin concesión entregada por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT).

Seguidamente a Chiapas es Oaxaca, con cuatro emisoras transmitiendo pensamiento religioso en Tlacolula y la región oriental del estado, en Juchitán, principalmente y todas en la banda de FM.

En la Ciudad de México también ya transmiten cuatro estaciones con contenido religioso, todas desde la banda de AM, pero con el plus de que esas frecuencias tienen habilitadas una cobertura de hasta 92 kilómetros de distancia, como para radiar hasta Puebla, Pachuca, Toluca y Cuernavaca desde la capital. Entonces, la cobertura de la radio religiosa aquí no es solamente para los casi nueve millones de habitantes que viven en la CDMX, sino hasta para un potencial mercado de 30 millones de personas ubicadas en el centro del país.

A la CDMX siguen Chihuahua, Baja California, Nuevo León, Jalisco, Tamaulipas y San Luis Potosí con el mayor número de frecuencias para ese tipo de contenidos.

El alcance de las estaciones religiosas

En datos, la radio religiosa tiene ahora un tercio del territorio nacional bajo su cobertura y un total de 51.9 millones de personas susceptibles de alcanzar desde las estaciones donde transmiten.

Las estaciones utilizadas para transmitir radio de religión no son propiedad de ministros de culto, de lo contrario, habría una contravención del artículo 16 de la Ley de Asociaciones Religiosas y de Culto Público, pero las organizaciones civiles con relación religiosa sí han maniobrado para rentar tiempo aire parcial o toda una frecuencia, donde sea que se presente la oportunidad.

Como ejemplo, en la Ciudad de México, las frecuencias, 830, 1440, 1530 y ahora la 1260 de amplitud modulada (AM) son estaciones concesionadas por hasta 20 años a las empresas Radio Capital, Grupo Siete, Radio Rama y Grupo ACIR.

La estrategia de Radio María con Radiópolis

El portal especializado en radio mexicana En Frecuencia también cita, que, como otro ejemplo, Radiópolis es el propietario de la XELT-AM de Guadalajara y la renta a Radio María, de transmisión católica.

En Frecuencia cuenta además que Radio María se ha expandido por el mercado con el apoyo de Fundación Cultural de la Sociedad Mexicana y ahora se escucha en once estaciones de todo el país, de San Luis Potosí a Puebla y de Ensenada a San Miguel de Allende. Otros concesionarios que han hecho trato con esa organización son los dueños Megamedios y Radio María tiene hoy la programación de radio católica más extendida de todo México.

Es posible que esa misma estrategia persiga la organización religiosa El Sembrador de Nueva Evangelización (ESNE), la entidad que recién convino con Grupo ACIR la operación total de la 1260 de la Ciudad de México.

ESNE tampoco es el único interesado en comprar o rentar frecuencias para radio religiosa en México, pues aunque versiones apuntan que la Iglesia Universal del Reino de Dios intentó comprar o rentar la 1030 de CDMX a Grupo Radio Centro, este concesionario niega la existencia de esas conversaciones.

Lo que es cierto está en que una diversidad de asociaciones con pensamiento religioso muestra interés por conseguir frecuencias de radio, de ahí la argumentación de observadores de la industria por repensar los criterios del Estado laico y la entrega de concesiones a estos grupos. Por ahora, el jefe del Ejecutivo, Andrés Manuel López Obrador, saluda la presencia de los grupos religiosos en la radio y los públicos también porque, al menos en la Ciudad de México, cerca de 50,000 personas escuchan las estaciones religiosas existentes aquí.

nicolas.lucas@eleconomista.mx