La Comisión Federal de Electricidad (CFE) anunció inversiones por casi 9,000 millones de dólares para lo que resta del sexenio en proyectos de generación, luego de que reveló este jueves que cuenta con 191 centrales de generación eléctrica con una capacidad instalada de 43,857 megawatts, mientras que los privados que llegaron al país en el régimen anterior o tras la reforma energética tienen 443 centrales (de menor tamaño), pero con una capacidad de 42,181 megawatts instalados, lo que implica que en términos de capacidad la estatal tiene 51% de los activos de generación y los terceros generadores han llegado ya a 49% de ésta.  

Así lo explicó en conferencia de prensa Mario Morales Vielmas, presidente de la dirección de Planeación de la CFE, quien detalló que en 2020 la demanda cayó 16.5% en comparación con el año anterior, una reducción que nunca se había observado desde la existencia de la empresa, gracias a la pandemia.  

La demanda máxima fue de 46,688 megawatts en el verano, cuando se tenía contemplado llegar a 50,000 megawatts. Este año, se pretende llegar a una demanda máxima de 52,420 megawatts entre julio y agosto, lo que implica que con las 634 centrales generadoras tanto privadas como de la CFE, el país tiene una capacidad de sobra de 61%, ya que en total hay 86,039 megawatts instalados y listos para operar.  

Hay una capacidad muy superior a la máxima que necesitamos y sigue aumentando, insistimos en que en términos de generación no queremos que se pase del 46% por parte de privados, pero es una realidad que las condiciones de la reforma energética, la entrega de permisos y el potencial de negocios del país han logrado estas instalaciones desde el 2014”, dijo el directivo.  

Para el 2024, la demanda máxima a la que esperan llegar será de 52,420 megawatts y para entonces los planes mediante permisos de privados llegarán a una capacidad de 104,372 megawatts con un total de 761 centrales de las cuales, 316 serán renovables y de éstas 129 eólicas y 187 solares.

“Casi tenemos una sobre oferta de capacidad del doble de lo que necesita el país y eso es gracias a la buena gestión de la empresa y a que quienes llegan al país con intenciones de hacer negocios para el beneficio de todos, se quedan”, dijo el directivo.  

En tanto, la CFE no se quedará atrás en lo que respecta a crecimiento y a las seis centrales de ciclo combinado con una capacidad conjunta de 4,161 megawatts que está licitando y para las cuales pretende invertir 2,900 millones de dólares, se añadirán nuevos proyectos que están evaluando ya que pretenden añadir 8,890 megawatts adicionales en lo que resta del sexenio, con una inversión de 4,850 millones de dólares con la instalación principalmente de energía limpia aunque no renovable, como la nuclear, hidroeléctrica, geotermia y minihidroeléctrica que no requiere grandes presas sino turbinas que generan mediante la fuerza natural de los caudales de agua. 

Por su parte, Carlos Morales Mar, Director Corporativo de Operaciones, dijo que con la renovación del conjunto de generación hidroeléctrica de CFE equipos con más de 50 años de antigüedad incrementan su eficiencia en la generación de electricidad, sin incrementar la cantidad de agua usada. Indicó que para el año 2050 la generación hidroeléctrica podría representar 10% de la generación total en el país.

Finalmente, la estatal anunció que en los próximos tres años ejecutará 47 proyectos de transmisión para añadir 917 kilómetros circuito con una inversión de 48,000 millones de pesos que incluye el reforzamiento de la conexión entre la isla de Cozumel y Quintana Roo. 

Durante su participación, Guillermo Arizmendi Gamboa, Director Corporativo de Planeación Estratégica, anunció la licitación de 47 obras para fortalecer las redes de transmisión y distribución del Sistema Eléctrico Nacional, en especial durante contingencias, con una inversión aproximada de 48,572 millones de pesos entre 2021 y 2025.

“Estas obras permitirán aprovechar y fortalecer el parque de generación de la CFE en diferentes puntos del país, con lo que se atiende el crecimiento en la demanda eléctrica de los sectores industrial, comercial, habitacional y de servicios básicos, con la calidad, confiabilidad y seguridad requeridas por el Sistema Eléctrico Nacional”, dijo.

karol.garcia@eleconomista.mx 

kg