Un juez estadounidense negó la “admisión de clase”, para certificar una demanda colectiva en contra de Grupo Televisa, promovida por un grupo de inversionistas de la empresa de telecomunicaciones, con lo que quedó desestimada la acusación hecha en el contexto del llamado FIFA Gate.

A los ojos del Juez Federal del Distrito Sur, en Manhattan de Nueva York, Louis Stanton, los accionistas quejosos no demostraron que la falta de controles administrativos, así como la divulgación de cuatro notas relacionadas con la presunta participación de Televisa en sobornos para adquirir los derechos de televisión de los Mundiales del 2026 al 2030, hubieran perjudicado el precio de la acción de la empresa.

Dada a conocer en agosto del 2018, la demanda incluso responsabilizaba de los hechos al Presidente de la televisora, Emilio Azcárraga Jean y a su Jefe de Finanzas en ese momento, Salvi Folch. De acuerdo con fuentes al tanto del asunto, la acción judicial fue débil desde un inicio, al grado que Grupo Televisa nunca fue acusado en el ámbito penal.

Las fuentes indicaron además que el juez Stanton dijo que el demandante principal, el Plan de Pensión de las Universidades de Artes Aplicadas y Tecnología (conocido como CAAT) en Toronto, no podía representar a la acción colectiva porque se benefició de la disminución del precio de las acciones de Grupo Televisa.

Según documentos judiciales, CAAT quedó exhibido en la investigación, apostó mucho más contra Grupo Televisa a través de su participación de aproximadamente 75% en Arrowstreet (Canadá) World Alpha Extension Fund I, que había tomado una posición corta de 10.94 millones de dólares en 460,710 ADR de la televisora.

Por lo anterior el juez cuestionó además si alguien (CAAT) cuyo patrimonio neto se incrementa por una caída en el precio de mercado es un representante adecuado de una acción de clase de aquellos cuyo patrimonio neto fue disminuido por él. Stanton adujo que el desempeño de los títulos ADR de Grupo Televisa fue consistente con el postulado de los mercados eficientes, es decir, que reflejó toda la información existente y que es exhibida de forma transparente, y los demandantes no superaron la presunción básica.

El fallo del magistrado indicaría que los argumentos de Grupo Televisa fueron suficientes para desestimar cualquier duda relacionada con el supuesto soborno, sino que además la televisora mexicana quedó absuelta de cualquier sospecha relacionada con el caso, refirieron las fuentes consultadas.

[email protected]