La Asociación Mexicana en Dirección de Recursos Humanos (Amedirh) estimó que de la mano de los temas económicos se encuentran una serie de elementos que enrarecen las condiciones para incrementar la productividad y la rentabilidad de las organizaciones.

Quienes gestionan los recursos humanos enfrentan en el 2015 el reto de mantener integrada a la comunidad de colaboradores que atienden. La incertidumbre y la ansiedad producto de diversos procesos sociales son un factor que genera emocionalidad negativa, que no contribuye a que seamos más productivos como trabajadores , refirió Pedro Borda Hartmann, director de la Amedirh.

El directivo expuso que los ejecutivos de recursos humanos deben facilitar los procesos estratégicos de contención y comunicación en situaciones de crisis, porque las variables económicas y políticas afectan directamente a la fuerza de trabajo. Por ejemplo, el salario mínimo para el 2015 quedó establecido en 70.10 pesos al día para el área geográfica A ; y para la zona B se fijó en 66.45 pesos. El aumento con respecto al periodo anterior fue de 4.2%, de acuerdo con la Comisión Nacional de Salarios Mínimos.

La transición de un año a otro siempre genera un clima en el que se entrecruzan expectativas muy altas por todos los que trabajamos y la realidad financiera de la cuesta de enero; generando frustración en las personas y una sensación de inestabilidad, que desenfoca al colaborador de sus funciones y tareas , agregó al presentar el panorama que enfrentan los trabajadores.

Según Pedro Borda, el siguiente gran reto consiste en abonar a favor de la formación de talento.

Se implementó una reforma educativa que se convirtió en el tema social de mayor debate y movilizaciones en el 2013. Pero, ¿conducirá a los resultados que esperamos en los años próximos? ¿Cómo podrá garantizarlo este modelo de planeación de la educación y su impacto en la formación de los niños y jóvenes para el 2030? .

Universidades corporativas

Ante la incertidumbre y la incierta planeación social, cada vez son más las empresas y las áreas de recursos humanos que están impulsando iniciativas de índole educativa para desarrollar las competencias de sus colaboradores a través de modelos como las universidades corporativas.

El desajuste no es menor, dice Pedro Borda, y la guerra por el talento sigue abierta para conseguir a los mejores candidatos y retenerlos.

[email protected]