El apagón eléctrico que afectó a 66% de los usuarios de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) en el norte y noreste del país obedeció a la enorme dependencia que la generación eléctrica nacional tiene al gas natural de Estados Unidos, destino del que se importa el 95% de las compras externas, que en una década han aumentado nada menos que 275%, o 4,020 millones de pies cúbicos diarios adicionales.

Y es que según los reportes de la Secretaría de Energía, entre enero y septiembre del año pasado, se importaron 5,479 millones de pies cúbicos al día, cuando en 2010 la cifra era de 1,459 millones de pies cúbicos. 

En el mismo lapso, la producción de gas de Petróleos Mexicanos (Pemex) se ha reducido en 49.6% que son 2,484 millones de pies cúbicos diarios menos, ya que las cifras en el promedio de los primeros nueve meses del año indicaron una producción de 2,520 millones de pies cúbicos al día. 

Mientras tanto, en la última década ha aumentado en 26% la demanda del hidrocarburo, que entre enero y septiembre fue de 7,998 millones de pies cúbicos al día. 

Del 2010 hasta el año pasado la reducción del precio spot del mercado texano Henry Hub ha caído en 53%, ubicándose en 2.03 dólares por millar de BTU al cierre del año pasado, lo que impulsó la política de generación mediante gas en el país. Sin embargo, la reducción de la producción y la carencia de almacenamiento han colocado a México en esta situación de vulnerabilidad ante interrupciones en el suministro de los gasoductos o aumento en el precio, que en las últimas horas se ha elevado hasta comercializarse en 600 dólares por millar de BTU en algunos puntos de Estados Unidos. 

karol.garcia@eleconomista.mx