Con miras a lograr un acuerdo el próximo lunes con el gobierno federal, el dirigente del sector patronal del país, Gustavo de Hoyos, advirtió que no se permitirá que haya una legislación de subcontratación laboral que “criminalice” ni mucho menos que elimine la figura, ya que implicaría la pérdida de miles de empleos.

El presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) se pronunció porque se mantenga la libertad de contratación, a través de la cual un trabajador pueda encontrar un medio de subsistencia, que encuentre en una empresa, y se cumpla con las obligaciones bajo las cuales se le contrate para prestar servicios a un tercero, por la subcontratación.

“Bajo ninguna circunstancia podemos estar de acuerdo en una legislación que criminalice o bien desincentive de manera deliberada eliminando la deducibilidad o haciéndola poco eficaz, porque implicaría por un lado una decisión que costaría millones de empleos, afectaría la competitividad del país, dado que en el resto del mundo si existe, y que habría incluso corporativos que se irían a mover operaciones a otros lugares donde esto se permita”, sentenció.

En conferencia de prensa virtual, Gustavo de Hoyos informó que los equipos especializados del sector privado se encuentran dialogando en el más alto nivel, con la jefa del SAT, el Procurador Fiscal, con la Secretaría del Trabajo, con el IMSS el Infonavit, para encontrar una reforma consensuada.

Sin dar detalles sobre los aspectos que busca defender la Iniciativa Privada en materia de outsourcing, el empresario dijo que el acuerdo de esta negociación con las autoridades federales es “que se mantenga en secrecía, y aquí honramos los compromisos que hacemos con los funcionarios, para que pueda fluir este diálogo”.

El pasado 12 de noviembre, el presidente Andrés Manuel López Obrador envió a la Cámara de Diputados la iniciativa de reforma a la subcontratación laboral, con un paquete de reformas a las Leyes del ISR, IVA, del Infonavit, del Seguro Social, la Federal del Trabajo y al Código Fiscal de la Federación, con el objetivo de restringir el ejercicio del outsourcing y se eviten prácticas ilegales de evasión fiscal y de cuotas patronales.

“Tratar de ir en contracorriente, en contra de las lógicas de competitividad empresarial, condenarían al país a seguir perdiendo escalones en los índices de competitividad, y lo que es más grave, llevarían al desempleo a millones de personas”, afirmó el presidente de la Coparmex.

En días pasados se acordó con el presidente AMLO que se llevarían reuniones para destrabar la iniciativa, previo a la discusión en el Congreso. De Hoyos comentó: “Es destacable que el presidente, a su manera, haya lanzado la señal de que se tendría un espacio de discusión”. La postura de la Coparmex, apuntó, es sí a la regulación inteligente, no a la prohibición.

“Requerimos de que México salga fortalecido, con organizaciones de trabajadores que llevan de manera exitosa la negociación y contratación colectiva”, aclaró.

lilia.gonzalez@eleconomista.mx