El Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT) recibió 169 solicitudes de organismos sociales y de comunidades con población mayoritariamente de lengua indígena para crear nuevas estaciones de radio social, indígena o comunitaria en el país en las bandas de AM y FM, un número similar de peticiones presentadas en comparación con las 166 que el regulador recibió durante la primera tanda de tramitaciones del 2018.

Destaca que en esta ocasión las asociaciones civiles del estado de Oaxaca tramitaron el mayor número de solicitudes para estaciones comunitarias e indígenas recibidas por el IFT: 28 de las 63 en total que se presentaron para radios comunitarias y ocho de las 17 peticiones presentadas para emisoras indígenas. Además de que en esta ocasión también hubo más peticiones para crear estaciones indígenas que las diez que formalmente ya fueron concedidas por el regulador para su explotación, según el último dato del 17 de junio pasado.

Oaxaca presentó 28 solicitudes para radio comunitaria, dos más que las recibidas en la Ciudad de México, sede del IFT, y como reflejo de que los organismos civiles y comunidades indígenas de esa entidad anhelan contar con una estación propia de radio para difundir su visión de la sociedad y lengua, y también para regularizar las transmisiones de potenciales estaciones clandestinas, esto gracias al programa Pro-Radio del IFT.

Después de las tramitaciones ingresadas en la Ciudad de México, con 166, Oaxaca presentó un total de 38 de las 169 peticiones que recibió el IFT de organizaciones de todo el país para nuevas emisoras de ese tipo; Michoacán presentó 10 peticiones, siete para radio comunitaria y tres para radio indígena.

En el rubro, la CDMX también recibió la petición para tres estaciones indígenas; se desconoce todavía si estas últimas peticiones fueron para establecer ese tipo de estaciones en la capital, pues la banda de FM ya ha quedado saturada en esta plaza, con la entrega de la última radio social a una asociación civil de Netzahualcóyotl, pero con cobertura sobre el aire de la capital.

 

El interés de las asociaciones civiles por la radio fue notable esta ocasión, dado que las ventanillas móviles que el IFT abrió en otros estados de la República se recibieron 53 de las 169 solicitudes, 31.3% de todas y de entre ellas, dos peticiones para radio comunitaria y dos para radio indígena se iniciaron en Chiapas. El IFT había abierto ventanillas móviles en Campeche, Chiapas, Michoacán y Oaxaca.

Se destaca, también que organizaciones sociales e indígenas presentaron más de una solicitud para crear una estación, como la asociación Radio Rural A.C., que habría tramitado 31 peticiones ante el regulador.

Queda por conocer con exactitud cuántas solicitudes se recibieron para crear radio social, indígena o comunitaria para los estados de México y Guerrero, también con notable población indígena o de los más habitados en el país.

El siguiente plazo para recibir propuestas de nuevas estaciones de radio, que se traduzcan en potenciales determinaciones del IFT para ser incluidas en el Programa Anual de Uso y Aprovechamiento de Bandas de Frecuencias será del 30 de septiembre al 11 de octubre, por lo que se espera que allí el número de peticiones rebase a la cifra final de 2018, unas 505 solicitudes.

Erick Huerta, especialista en temas de radio comunitaria, social e indígena, exhorta al regulador a profundizar los análisis para las emisoras que valida para este tipo de funciones, pues ocurre que algunas se ligan a grupos comerciales o políticos.

“En el caso de las radios indígenas, llevamos muy pocas que se han solicitado. Veo con preocupación que al hacerse sólo una revisión formal de las solicitudes, se están viendo beneficiadas más las radios vinculadas a partidos políticos o grupos religiosos. Habría que hacer una revisión a sus programaciones”, dice Erick Huerta.

El IFT planea ahora abrir ventanillas en Chihuahua, Guanajuato, Querétaro, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tabasco y Veracruz, donde los interesados presentarán sus solicitudes en los primeros días de octubre. Queda por conocer si los interesados propondrán al IFT modificar el fin de las frecuencias que quedaron desiertas o no adjudicadas en el anterior proceso de licitación para radio comercial, aproximadamente 97 que quedaron de la IFT-4, para convertir a algunas de esas señales en radio social.