Infraestructura Energética Nova (IEnova) obtuvo la adjudicación para construir y operar una terminal portuaria de recibo, almacenamiento y entrega de hidrocarburos y combustibles para la Administración Portuaria Integral (API) de Topolobampo, en Sinaloa, que con una inversión de 150 millones de dólares alcanzará en su primera etapa una capacidad de 1 millón de barriles de almacenamiento principalmente de gasolinas y diesel, equivalente a 5.8% de la capacidad nacional con que cuenta Petróleos Mexicanos (Pemex).

La filial mexicana de Sempra Energy, a través de su subsidiaria IEnova Petrolíferos IV, será responsable de la total implementación del proyecto, incluyendo la obtención de contratos comerciales con usuarios, permisos, ingeniería, procura, construcción, financiamiento, operación y mantenimiento de la terminal, que espera poner en marcha el proyecto en el último trimestre del 2020.

Carlos Ruiz Sacristán, director general y presidente del consejo de administración de IEnova, aseguró que a través de esta nueva terminal el estado de Sinaloa incrementará el acceso a fuentes de suministro de combustibles. Ésta “representa nuestra quinta terminal de este tipo en el país y se enmarca dentro del plan estratégico de diversificación del portafolio de activos que ha emprendido la empresa en estos últimos años”, agregó.

IEnova aseguró también que ya logró avances comerciales con clientes para asegurar la contratación de 100% de esta capacidad. La terminal también podría expandir su capacidad de almacenamiento de refinados y prestar servicios a otros productos como petroquímicos, detallaron.

Almacenamiento, clave del nuevo modelo

Con la apertura del mercado de combustibles en el país, el almacenamiento dejó de ser una actividad exclusiva del Estado, por lo que el año pasado la Secretaría de Energía estableció la política pública en la cual pretende avanzar de los actuales tres días de inventarios en las terminales de almacenamiento y despacho a 15 días de ventas como promedio trimestral en el 2025.

Por ello, en los próximos tres años, llegarán al país inversiones por 1,842 millones de dólares en materia de almacenamiento para la distribución de diesel y gasolinas, gracias a 23 nuevos proyectos, casi todos privados, que ya tienen permisos otorgados o se encuentran en evaluación por parte de la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

La nueva capacidad, incluyendo permisos otorgados y proyectos en evaluación por parte del regulador, ascendería a 17 millones 695,854 barriles adicionales de capacidad, que representan nada menos que 80% de la capacidad actual con que cuenta Pemex Logística en sus terminales.

Asimismo, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) pondrá a disposición de terceros una capacidad para almacenar 10.7 millones de barriles de combustibles líquidos en 60 terminales de todo el país a lo largo de la próxima década.

kgarcia@eleconomista.com.mx