En México, el mercado de gas Licuado de Petróleo (LP) se encuentra concentrado regionalmente en un número reducido de distribuidores, lo cual explica, en buena medida, que durante el año no se hubieran trasladado al consumidor final los ahorros logrados por una importación más barata de la molécula, expresó la Comisión Federal de Competencia (Cofece).

En Colima una empresa tiene 85% de participación en las ventas totales; en Baja California Sur otra 67%, y en Campeche una más concentra 90% , dijo Alejandra Palacios, presidenta de la Cofece.

La funcionaria citó además un estudio realizado por el Centro de Investigación para el Desarrollo (Cidac) que revela que en 83% de los municipios del país, tres o cuatro distribuidores controlan el mercado en cada demarcación.

Explicó que a partir de enero del 2015, los precios de referencia internacional comenzaron a bajar y en promedio se situaron 34% por debajo del precio de venta de primera mano (VPM) de la estatal a los distribuidores.

En consecuencia, el subsidio generalizado que durante décadas absorbió Pemex se transformó en un beneficio extraordinario para la empresa y más recientemente para los privados que desde enero de este año han estado en la posibilidad de importar y distribuir este combustible.

En ese contexto, la Secretaría de Hacienda anunció la semana pasada una reducción de 10%, a 11.55 pesos por litro el precio máximo al público del carburante, baja que la Secretaría de Energía (Sener) atribuyó a que los distribuidores de gas, que ya abastecen con importaciones alrededor 30% del mercado nacional; estaban obteniendo ganancias extraordinarias al quedarse con el margen abierto por la baja del precio internacional.

Estas empresas distribuidoras, al no tener competidores, no sienten la necesidad de bajar el precio para ganarse el favor de los consumidores, por ello maximizan sus márgenes de ganancia no otorgando descuentos con respecto al precio máximo permitido por el gobierno , dijo Palacios Prieto.

Tras el anuncio de la reducción al precio máximo al público del gas LP, la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas Licuado y Empresas Conexas (Amexgas, una de las cuatro asociaciones de distribuidores del país) se pronunció a favor de adelantar la liberación del precio prevista para enero del 2017 más que de bajar el precio máximo.

No obstante, otras agrupaciones de distribuidores como la Asociación de Distribuidores de Gas Licuado de Petróleo (ADG), la Asociación de Distribuidores de Gas LP del Interior (Adigas) y la Cámara Regional de Gas, quienes aseguran representar a 80% de las distribuidoras del país, se deslindaron el jueves pasado de la posición de la Amexgas y respaldaron la medida gubernamental.

De acuerdo con las autoridades y la industria, hubo dos excepciones de empresas que sí redujeron precios: Soni Gas, de Salvador Oñate, y Global Gas, de Francisco Caíno.

Cofece, vigía a partir del 2017

Alejandra Palacios enfatizó que una vez liberado el mercado de gas LP, a partir de enero del 2017, la Cofece pondrá especial atención en monitorear el comportamiento de las empresas distribuidoras de gas LP para verificar que cada una ofrezca, en lo individual, precios de venta al público acordes a sus costos, márgenes y la participación de mercado que quieran obtener, y que no sean consensuados (manipulados) por la industria en su conjunto .

kgarcia@eleconomista.mx