El distanciamiento social a causa de la propagación del Covid-19 ha provocado que diferentes sectores modifiquen su manera de trabajar e incorporen elementos nuevos en su operación, los directivos de las compañías afectadas han tenido que tomar decisiones con tal de asegurar la supervivencia de sus empresas.

De acuerdo con un estudio de la consultora Gartner sobre el impacto del Covid-19, las empresas y sus directivos estarán forzados a tomar diferentes decisiones para que sus organizaciones puedan sobrevivir a esta situación. A inicios de abril los lideres financieros estaban preocupados principalmente por el flujo de efectivo. Para finales de mes, ese escenario cambió gracias a la recesión causada por la pandemia.

Según el documento, la mayoría de las compañías esperan una reducción superior al 10% en el flujo de operación (EBITDA) para este año, en comparación con el 2019. Respecto a la reducción de ingresos, el 24% de los encuestados esperaba una disminución de entre 11 y 24% y sólo un 5% creía que su EBITDA se reduciría en un 50% o más.

“Creemos que los ingresos empresariales regresarán a la normalidad durante los primeros meses del 2021; sin embargo, no hay una claridad total, ya que esta situación tomó por sorpresa a todos. Por ello, las decisiones que tomen hoy los líderes de las empresas serán vitales para la supervivencia de sus compañías”, comentó Courtney McColgan, CEO y fundadora de Runa.

Ante los bajos ingresos y la presión por reducir costos, los líderes empresariales también han reconocido las oportunidades a raíz de esta situación, como digitalizar su modelo de negocio, aprovechar la cuarentena para revaluar los procesos e identificar nuevas áreas de oportunidades.

De acuerdo con NDS Cognitive Labs, los efectos reales que dejará la pandemia tomarán meses en revelarse en su totalidad; sin embargo, es notorio que los cambios que las compañías están implementando han sido sus canales de venta, métodos de colaboración y otros en los cuáles la tecnología es la clave.

“A pesar de que el coronavirus haya traído consigo grandes problemas, no todos sus efectos son negativos. La crisis está impulsando la digitalización, pues las empresas están utilizando cada vez más herramientas y plataformas para continuar sus actividades a distancia”, comenta Gustavo Parés, director general de NDS Cognitive Labs.

De acuerdo con los especialistas la crisis provocada por el coronavirus está provocando que las empresas agilicen sus procesos de innovación hacia un proceso de digitalización y al mismo tiempo reducir costos.

Refieren que algunas de las acciones que los directivos han tomado son:

Home office

Desde hace unos años se ha discutido sobre las ventajas del home office o trabajo desde casa, pero, en medio de una pandemia, esto dejó de ser sólo una discusión y se convirtió en una nueva forma de trabajar para gran parte de las empresas. Sin embargo, esto no sería posible sin que las compañías transformen su forma de trabajo tradicional a una digital.

Estas semanas de distanciamiento social han resultado el ambiente de prueba ideal para ver la adaptación de sus colaboradores a esta forma de trabajo y sus resultados. De acuerdo a un artículo publicado por el Harvard Business Review, los colaboradores que trabajan desde casa son más felices y generan mayor productividad para las empresas comparados con aquellos que trabajaron en oficina durante el periodo del estudio.

Tan sólo en la Ciudad de México, según la Coparmex, el home office ha aumentado la productividad 28 por ciento. Esta modalidad de trabajo trae otros beneficios como un ahorro en recursos e instalaciones.

Digitalización del negocio

Durante la cuarenta algunas empresas también han aprovechado para digitalizar su modelo de negocio y evaluar nuevas oportunidades. En la encuesta antes mencionada se indicó que el 28% de los directivos ven en la pandemia una oportunidad para revaluar procesos, mientras que un 19% consideró que una digitalización más rápida es otro de los lados positivos que está dejando esta crisis.

Pensar a futuro

El 58% de los encuestados en el mismo estudio respondió que sí está tomando en cuenta una segunda ola de Covid-19 en sus escenarios a futuro. Al no contar con una fecha sobre el final de la pandemia, los directivos se encuentran con el reto de equilibrar ingresos que se van reduciendo con costos que van en aumento. Por ello, su preocupación inicial es mantener la organización a flote durante los meses que dure el Covid-19.

[email protected]