La industria de la moda a nivel global es poco clara, por lo cual se necesita mayor transparencia para llevar una mejor rendición de cuentas. Ella se puede ser la voz de quienes no la tienen, en particular mujeres e inmigrantes, que son los que constituyen la fuerza laboral de este sector, considera Fundación C&A.

“Nuestra labor fundamental es transformar la industria de la moda. Por eso, trabajamos con aliados alrededor del mundo para hacer una industria de la moda más justa y sostenible, que permita a todas las personas prosperar”, comentó Patricia Barroso, gerente del Programa de Fortalecimiento Comunitario y Comunicación de Fundación C&A.

Asimismo, indicó que su trabajo a nivel mundial se encuentra enfocado en cinco áreas en las que creen que pueden tener un mayor impacto en la sociedad y de esta manera transformar la industria de la moda.

El primero es el algodón orgánico. En el 2014, concentraron el financiamiento para que los agricultores de la India, Pakistán, China, Tanzania y Brasil tuvieran la capacitación necesaria para cultivar algodón orgánico. Asimismo, desarrollaron un modelo exitoso para involucrar a los pequeños agricultores, y eso les permitió acercarse a los gobiernos para abogar por políticas que favorecieran a los agricultores.

El segundo pilar es el trabajo forzado e infantil: durante el 2018, llevarán sus esfuerzos en el combate al trabajo forzado e infantil a México, donde convergen muchos de los factores que permiten que estas prácticas se den en una cadena de suministros compleja y turbia. Se encuentran trabajando para encontrar a las organizaciones locales que pueden ayudar a avanzar esta prioridad.

Fundación C&A también se preocupa por las condiciones laborales, por lo que desde el 2015 han invertido 8 millones de euros en 22 iniciativas que promueven la transparencia y la rendición de cuentas en la industria de la moda.

Patricia Barros indicó que en Asia se impulsaron las listas de fábricas de Wage Indicator, Gajimu.com, para facilitar que los trabajadores conozcan sus derechos y utilicen información pública para negociar colectivamente mejoras en los temas que son importantes para ellos.

“En México, nuestro aliado Fondo Semillas, a través de las organizaciones de base con las que trabaja, ha logrado impulsar cambios como la creación de una política antiacoso en una maquila donde ya se ha despedido a dos gerentes por tal motivo, la instalación de un servicio de transporte nocturno para los trabajadores y más”, explicó.

En Ayuda Humanitaria, a través de su aliado Save the Children, han apoyado a más de 4 millones de personas damnificadas desde el 2015 y otorgado 10.8 millones de euros, incluyendo 1 millón de euros para el terremoto en México en el 2017, que benefició a casi 95,000 personas (32,000 de los cuales eran niños y niñas).

[email protected]