El Gobierno español impuso un auténtico cerrojo temporal a la toma de control de las empresas españolas consideradas estratégicas por parte de inversores extranjeros. A partir de ahora, el Ejecutivo podrá vetar cualquier inversión extranjera superior al 10% del capital en una empresa cotizada española.

Así lo comunicó la vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos y Transformación Digital, Nadia Calviño, en la rueda de prensa posterior a la reunión del Consejo de Ministros celebrada este martes, que aprobó un amplio paquete de medidas económicas destinado a proteger la solvencia del tejido empresarial español.

En marzo, el Gobierno diseñó un escudo que requería de autorización previa del Consejo de Ministros a cualquier inversión extracomunitaria superior al 10% en una empresa española considerada estratégica. El objetivo no era otro que proteger de OPA indeseadas a algunas de las empresas más importantes del país, como Telefónica, Santander, Repsol o IAG, entre otras, de la debacle bursátil provocada por el Covid-19.

En su reunión, el Consejo de Ministros extendió  la necesidad de autorización previa a las inversiones directas superiores al 10% del capital realizadas por parte de residentes en otros países de la Unión Europea (UE) o de la Asociación Europea de Libre Comercio, entre los que se incluyen Reino Unido y Suiza, hasta el 30 de junio de 2021.

Por lo tanto, sin el plácet del Estado, las operaciones carecerán de validez y efectos jurídicos, por lo que se retorna a tiempos en los que el Ejecutivo mantenía la denominada acción de oro o golden share, práctica que permitía al Gobierno vetar operaciones de compra y que fue tumbada por la UE al contravenir la legislación comunitaria.

La norma, pendiente de publicación en el Boletín Oficial del Estado (BOE), también exige el visto bueno del Gobierno a cualquier inversión extranjera superior a 500 millones de euros en empresas no cotizadas consideradas estratégicas. Además, aclarará los criterios para considerar estratégica a una compañía. “En el Real-Decreto Ley se incorporan asimismo otras modificaciones de índole económica que permiten prolongar o adaptar medidas ya en vigor. Por ejemplo, se aclaran los sectores estratégicos en los que se requiere autorización para llevar a cabo una inversión por parte de terceros países”.

En este sentido, y de forma temporal, hasta el 30 de junio de 2021, se extiende la citada autorización previa a inversiones directas realizadas por residentes de otros países de la UE o de la Asociación Europea de Libre Comercio cuando se trate de sociedades cotizadas o de inversiones superiores a los 500 millones de euros en sociedades no cotizadas de estos sectores estratégicos”, señaló Calviño.