Monterrey, NL. Nuevo León es una de las entidades federativas con mayor demanda de gas natural. Si bien en Monterrey y Apodaca hay una red de ductos muy desarrollada hay huecos en el suministro en otros municipios, y lo mismo ocurre con otras entidades donde una alternativa para la industria, a menor escala, es el gas natural licuado, aseguró Carlos Boone de Nova, director de Inteligencia de Negocios de Énestas Energy & Gas.

Y aunque en México se están desarrollando otras tecnologías, “el gas natural es el combustible del futuro para que los estados puedan convertirse en más industrializados y más competitivos”.

El sector eléctrico, indicó, consume 62.2% del gas natural, y todo va a los proyectos de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), “esto le afecta al sector industrial por la capacidad que hay en los ductos y la red de distribución, además no es fácil instalar una planta de almacenamiento para gas natural, mientras que el gas licuado requiere menos espacio”.

“Según datos de la Secretaría de Energía, en marzo del 2021 se importó 68% del gas natural, dependemos de la importación y somos susceptibles de enfrentar una situación como la que ocurrió en febrero por la helada en Texas, producimos menos y el almacenamiento es nulo”, recalcó el directivo.

La empresa Énestas Energy & Gas importa y transporta a México gas natural licuado. Actualmente tiene el proyecto de construir una planta de licuefacción que se instalará en la zona del Bajío y se espera que esté lista para mediados del 2022.

La importación de gas natural licuado no llega a 5% comparado con la importación de gas natural por ducto, indicó.

Sin embargo, un análisis de la Administración de Información Energética de Estados Unidos (EIA, por sus siglas en inglés) indica que las necesidades de importación de gas natural están aumentando en México, a medida que la producción nacional se estanca. “México sigue dependiendo del aumento de importaciones por gasoductos de Estados Unidos y de las importaciones de gas licuado de Estados Unidos y otros países”.

estados@eleconomista.mx