El fabricante italoestadounidense de automóviles Fiat Chrysler (FCA) suspenderá durante diez días parte de la producción en su principal planta en Brasil, en Betim (sureste), debido a la falta de componentes, que afecta a la industria a nivel global.

"Con el fin de adaptar el ritmo de producción a las condiciones actuales del volumen y regularidad en el suministro de componentes, el Polo Automotor Fiat de Betim", estado Minas Gerais, "dará vacaciones por 10 días a parte de los trabajadores", indicó la empresa en una nota de prensa.

La suspensión de actividades, del 19 al 29 de abril, involucrará a unos 1,900 empleados, y afectará la producción del horario de la tarde debido a la irregularidad en la entrega de acero y suministros electrónicos, como ocurre en todo el mundo debido principalmente a los efectos de la pandemia de coronavirus en la industria automotriz.

Pero el turno de la mañana, a cargo de fabricar el mayor volumen de autos, mantendrá sus operaciones. En condiciones normales la planta de Betim produce unos 1,600 vehículos al día.

Fiat, que en marzo también realizó una parada durante 12 días, enviando de vacaciones a unos 600 trabajadores, "continúa en contacto y negociación con sus proveedores para normalizar el flujo de suministros", agregó el comunicado.

A inicios de enero, los fabricantes PSA (Peugeot-Citroën) y FCA (Fiat-Chrysler) oficializaron su fusión para formar Stellantis, el cuarto grupo automovilístico mundial.

Debido al dramático repunte de muertos y contagios en la segunda ola de coronavirus en Brasil, otros fabricantes de vehículos en el gigante sudamericano han parado temporalmente sus operaciones en distintas ocasiones, entre ellas Nissan, Toyota, Renault, Volkswagen y Mercedes-Benz.