FCC tuvo que pagar 111 millones de euros el pasado mes de mayo a la Agencia Tributaria, más 18.8 millones de euros en intereses de demora. Una liquidación por parte de Hacienda contra la que el grupo de infraestructuras y servicios ha presentado recurso económico-administrativo: "El grupo, de acuerdo con la opinión de sus asesores legales, considera como probable que le sean devueltos los importes ya ingresados en el marco de dicho procedimiento de recuperación", subraya en el informe sobre los resultados del primer semestre.

La Agencia Tributaria inició en 2017 un procedimiento de recuperación de ayudas de Estado, a instancia de la CE, relacionadas con la amortización fiscal del fondo de comercio para la compra indirecta de participaciones extranjeras. FCC aplicó incentivos fiscales por la adquisición de Alpine, WRG y ASA, todas ellas antes de 2010. Y ha sido en la regularización de estas operaciones donde Hacienda ha aplicado la cuantiosa liquidación. En paralelo la Administración ha reconocido créditos fiscales por bases imponibles negativas por un importe de 63.2 millones de euros.

La cuantiosa factura de 130 millones de euros con la Agencia Tributaria ha engordado la deuda con recurso de FCC en la primera mitad del 2019, con una posición neta (incluida la deuda sin recurso) que sube a 2,972 millones.

FCC no espera deterioro alguno por el Brexit en la británica FCC Environment, a la vista de que los activos y pasivos se encuentran referenciados a la libra

El grupo que controla Carlos Slim ha presentado este miércoles los resultados a la conclusión del mes de junio, reconociendo distintos lastres para un beneficio que desciende un 15 por ciento. Entre ellos figuran la aplicación de la norma contable sobre arrendamientos NIIF 16, mayores pagos por el impuesto de sociedades, una menor contribución del negocio de Construcción y, ante todo, una mayor participación de los accionistas minoritarios en el resultado neto, especialmente en la división de Agua tras la entrada de IFM (49%) en septiembre de 2018. El resultado neto de 128.9 millones de euros, frente a los 151,7 millones del periodo comparable.

Los cuatro grandes negocios del grupo ganan dinero: Servicios Medioambientales reporta un resultado neto de 63.7 millones a la matriz, Construcción entrega 45 millones, Agua alcanza los 23.5 millones y Cementos Portland suma 7 millones. Al margen del reparto del beneficio de Aqualia con IFM, destaca la caída del área de Construcción en un 13 por ciento.

La compañía factura un 5.5% más, hasta los 2,994 millones (55% en España), y su ebitda crece un 9.3%, subiendo a 461 millones. El mayor rendimiento se refleja en un margen del 15.4%, con una mejora de 50 puntos básicos.

Las divisiones de Cemento y Agua tiran de la cifra de negocio, con incrementos del 13% y 7.7%, respectivamente, mientras la de Medioambiente se consolida como principal fuente de facturación con 1,461 millones. Esta última suma, con una mejora del 5.2%, se da tras la entrada en operación de nuevos contratos en España y plantas de tratamiento en Alcalá de Henares (Madrid) y Guipúzcoa.

Dentro de Medioambiente, FCC no espera deterioro alguno por el Brexit en la británica FCC Environment, a la vista de que los activos y pasivos se encuentran referenciados a la libra.

Además de aprovechar la mayor demanda de cemento en el mercado local, con ventas un 18% superiores de la cementera en España, FCC mejora un 4% el volumen de ingresos globales en Construcción entre otras cosas por la entrada de proyectos en España, donde la facturación del área sube prácticamente un 6 por ciento.

En la reserva de contratos de Construcción resalta el acelerón del 68% en la cartera nacional (1.806 millones) de la mano de proyectos como la modernización del estadio Santiago Bernabéu.

FCC Construcción logra mantener un margen de ebitda sobre ventas ligeramente superior al 6% después de que el resultado bruto de explotación crezca un 23.8%, hasta los 46.8 millones. La compañía destacó ayer el avance de obras como la del metro de Riad (Arabia Saudí).

En todo caso, el grupo debe un 76% de su ebitda a las actividades de Servicios y Agua, frente al 19% que está relacionado con negocios de obra civil y edificación.

La cartera de FCC se acerca a los 30,700 millones, con una mejora del 5.9 por ciento. De esta nueva cifra, Aqualia tiene una reserva de contratos por 15,370 millones (un 5.4% más que a diciembre de 2018) tras una evolución plana en España (8,052 millones) y un alza del 11% en el exterior (7,317 millones). Medioambiente suma 10,2587 millones (un 4.6% más), y Construcción marca 5,024 millones con un avance del 11 por ciento. En la reserva de contratos de esta última división resalta el acelerón del 68% en la cartera nacional (1,806 millones) de la mano de proyectos como la modernización del estadio Santiago Bernabéu o la construcción del tramo de AVE Murcia-Almería.

kgb