El Banco Interamericano de Desarrollo (BID) estimó que el valor total de las exportaciones de bienes de América Latina y el Caribe (ALC) registró una contracción de 6% en el 2016.

La caída por cuarto año consecutivo llevaría el monto exportado a cerca de 850,000 millones de dólares, apenas por encima del nivel del 2010 y 22% por debajo del máximo de 1 billón 95,000 millones alcanzado en el 2012.

A pesar de que las tasas de variación mensuales interanuales de las exportaciones continuaron en general en terreno negativo, se observó el impacto positivo de la estabilización de los precios de los productos básicos: las ventas externas en casi todos los países de la región registraron cierta desaceleración en el ritmo de retracción y, en particular, a partir de agosto, la medición interanual para el conjunto de la región arrojó cifras positivas por primera vez en 22 meses.

El comportamiento de las exportaciones de la región siguió una tendencia análoga a la del comercio mundial, cuyo valor acumuló una reducción interanual de 6% entre enero y septiembre de este año.

Por otra parte, se estima que en el 2016 las importaciones sufrieron una caída de 10%, determinada principalmente por el menor crecimiento de las economías de la región.

La retracción de las ventas externas de la región se explica principalmente por la evolución de los precios de los principales productos de exportación en la que intervinieron tanto factores específicos de esos mercados como la presión deflacionaria derivada de la apreciación del dólar, la unidad de cuenta del comercio mundial.

La dinámica de los precios fue acompañada por un enfriamiento y crecimientos débiles de los volúmenes exportados. En particular, en el mercado regional, se verificaron reducciones de la demanda real. En forma acumulada, las exportaciones de México llegaron a 340,697 millones de dólares de enero a noviembre, una baja interanual de 2.5 por ciento.

[email protected]