Las empresas de telecomunicaciones están dispuestas a otorgar apoyos para mantener la conectividad de los mexicanos en medio de la epidemia del Covid-19, pero la autoridad debe considerar las capacidades financieras de cada operador antes de emitir obligaciones de servicio, afirmaron fuentes de la industria.

Además, aseveraron que es imperativo que la autoridad competente, en este caso el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), especifique cuáles son los grupos poblacionales que deberían recibir esos apoyos y por cuánto tiempo se mantendrían.

En el análisis de lo anterior, dijeron que conviene que el IFT considere las condiciones de competencia que rigen en el mercado mexicano y pondere que “prácticamente todos los operadores en México operan con flujos financieros negativos o en condiciones de estrechez”.

Otra de las dificultades por las que atraviesa el mercado, afirmaron, se relaciona con la depreciación del peso mexicano y el consecuente incremento de costos de insumos indexados al dólar estadounidense.

Y una más está estrechamente ligada al propio brote del Covid-19, que al haberse detonado en China y causado la interrupción de cadenas de suministro desde ese país ha incrementado los costos de operación de las empresas de telecomunicaciones por la escasez y encarecimiento de componentes físicos procedentes del país asiático.

 Las fuentes consultadas afirmaron que antes de tratar de orillar a todos los operadores a aceptar medidas que posiblemente no se puedan replicar en México, ya sea por las características del mercado o el perfil de los usuarios, entre otras, y ante la incertidumbre sobre cuál será el momento clave en el que nuestro país entrará en la etapa más crítica y de cuánto tiempo será su duración, resultará fundamental que el IFT tenga claro hasta dónde podrán resistir los operadores.

“Debe actuar con responsabilidad y prudencia sobre el momento clave en que se deban poner en marcha algunas medidas, a qué tipo de usuarios deben ir dirigidas y por cuánto tiempo aproximadamente”, sostuvieron.

Esta semana, la Asociación de Telecomunicaciones Independiente de México AC, que agrupa principalmente a pequeños operadores de presencia regional, afirmó que garantizará una conexión de 2 megabits por segundo a todos aquellos que se queden sin capacidad de pago a partir del 15 de mayo.

Sin embargo, han surgido dudas respecto de la capacidad de estas empresas para sostener su promesa, al tratarse de jugadores más pequeños, comentaron las fuentes consultadas.

Finalmente, detallaron que, en el caso de los operadores con mayor participación de mercado, será trascendental que éstos concierten con el IFT las acciones prudentes y necesarias para cada una de las distintas etapas de la contingencia, “evitando con ello que se queden sólo en buenas intenciones”.

[email protected]x