Rodrigo Vásquez Colmenares, titular de la Dirección General de Aeronáutica Civil (DGAC) informó que, con respecto a la entrada de Emirates a México, se encuentran realizando un análisis de las condiciones del entorno operacional respecto a la ruta Dubái-Barcelona-México, así como de la normatividad internacional, para tomar la decisión más adecuada sobre la aprobación de los slots solicitados por la aerolínea. 

En entrevista con A21, el directivo puntualizó que la DGAC tiene el mandato de proteger a la industria aérea mexicana y actuar en consecuencia para que ésta no esté en riesgo. 

“Cada quien tiene una postura y tendremos que matizar esas condiciones hasta encontrar equilibrios. Siempre hay equilibrios. Estamos con la actitud de resolver el tema” indicó.   

“Con Emirates estamos en un proceso vivo. Estamos asumiendo nuestro papel y tenemos interlocución con Emirates y Aeroméxico, al tiempo que hacemos una evaluación del entorno que tenemos para llegar a una conclusión favorable”, agregó.

Actualmente, Emirates cuenta con una asignación inicial de slots en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM), pero no será hasta el 31 de agosto, como mínimo, cuando el gobierno pueda anunciar legalmente si se le otorga a la aerolínea árabe una asignación final con los horarios que solicitó para su operación diaria. 

En materia legal, Vásquez Colmenares recordó que el gobierno de México tiene un acuerdo internacional con el que Emirates cuenta con derecho para ocupar una quinta libertad (en este caso, la escala en Barcelona, España).

“No vamos a desconocer, el derecho de tráfico que obtuvo Emirates en 2015, en el cual se le otorga una quinta libertad. Éste existe. Pero se otorgó en condiciones operacionales distintas a las que tenemos hoy en día. Eso también es perfectamente claro” señaló. 

El Convenio sobre Servicios Aéreos firmado entre México y los Emiratos Árabes Unidos data de 2012, durante la administración de Felipe Calderón. Fue ratificado en 2015 y contempló que las aerolíneas de ambos países podrían hacer uso de las quintas libertades del aire bajo previa autorización de las autoridades aeronáuticas. 

Recientemente, Emirates anunció que, a partir del 9 de diciembre, comenzaría a operar su ruta Dubái-México, con escala en Barcelona y con horarios prime, para aterrizar en Ciudad de México a las 16:15 y despegar a las 19:40. 

El anuncio causó la sorpresa -e indignación en algunos casos- de la industria mexicana y latinoamericana. “Emirates consiguió un slot super prime. No es común conseguir esto en un aeropuerto súper saturado como el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM). Es interesante, porque todas las aerolíneas que quieren venir a México sólo tienen horarios entre 12 y 6 am” señaló Luis Felipe de Oliveira, presidente de la Asociación Latinoamericana y del Caribe de Transporte Aéreo (ALTA).

Por su parte, Andrés Conesa, director general del Grupo Aeroméxico dijo que comercializar un vuelo sin contar con los permisos correspondientes es ilegal.