Científicos mexicanos inventaron un plástico biodegradable hecho a base de nopal que no contamina y ofrece una solución prometedora para preservar el medio ambiente.