México considera que puede cumplir con el requisito de que 40-45% de los componentes de un vehículo se ensamblen en plantas con salarios de al menos 16 dólares la hora si suma los que importa de las plantas en EU que pagan esos sueldos, pero Washington insiste en que solo contabilice las producidas en territorio mexicano

El gobierno de Estados Unidos pretende aplicar reglas de origen en materia laboral más estrictas de lo que considera México en el marco del Tratado entre México, Estados Unidos y Canadá (T-MEC), informó Fernando Ruiz Huarte, director general del Consejo Mexicano de Comercio Exterior (Comce).

A la fecha, esta controversia se mantiene en las conversaciones de los tres países para la implementación del acuerdo comercial, sin que afecte todavía las ventajas arancelarias de las empresas en la región.

En la producción de autos, el T-MEC incrementa el Valor de Contenido Regional (VCR) de 62.5 a 75%, con una nueva metodología.

Como parte de los cambios, se establecieron requisitos salariales que estipulan que entre 40 y 45% del contenido del automóvil lo hagan trabajadores que ganen al menos 16 dólares por hora.

Ruiz Huarte expuso que mientras México considera que en estas reglas se puede acumular origen entre los tres países para cumplir con el contenido laboral, Estados Unidos interpreta que no debe acumularse en los autos la parte que este último país aporta de contenido laboral en las exportaciones mexicanas.

A manera de ejemplo en esta controversia: México considera que si incluyen frenos producidos en Estados Unidos en un auto exportado por México, el valor añadido estadounidenses en esos frenos deben sumarse tanto a la exigencia de contenido laboral como a la regla general de 75%, por ser una regla de origen regional.

Por el contrario, Estados Unidos interpreta que en ambas exigencias (la laboral y la regla general) no deben tomar en cuenta a los frenos en el ejemplo correspondiente, argumentando que el T-MEC establece que la acumulación de origen es en la región donde se produce (México).

“Nosotros interpretamos que la regla de origen es regional, de tal manera que si compramos algún producto o una manufactura de Estados Unidos y la terminamos en México o la incorporamos a los automóviles o camiones en México, ese 30% se puede cumplir porque, supongamos que traemos de Estados Unidos los frenos, la suspensión, las llantas o cualquiera de estos productos, si se fabricaron en Estados Unidos o en Canadá están cumpliendo la regla de origen en cuanto a los 16 dólares por hora y entonces al sumarlo estamos cumpliendo con parte de esto”, dijo Ruiz Huarte.

Desde el 1 de julio de 2020, el Valor de Contenido Laboral (VCL) exigido por el T-MEC fue 30%, que consta de al menos 15 puntos porcentuales de gastos en materiales y mano de obra con salarios altos, no más de 10 puntos porcentuales de gastos en tecnología y no más de 5 puntos porcentuales de gastos en montaje de salarios altos.

Esta cláusula estaría vigente a partir del 1 de julio de 2020 hasta el 30 de junio de 2021.

“Hay autoridades en Estados Unidos que piensan que esto no debe ser, sino que los productos que deban de cumplir con estos 16 dólares deben ser productos producidos solamente en México y no tomarlos como región, lo cual nos parece que no va a de acuerdo con el espíritu del T-MEC”, añadió Ruiz Huarte.

Gradualmente, los porcentajes de VCL subirán hasta llegar a 40%, que consiste en al menos 25 puntos porcentuales de gastos en materiales y mano de obra con salarios altos, no más de 10 puntos porcentuales de gastos en tecnología y no más de 5 puntos porcentuales de gastos en montaje de salarios altos, a partir del 1 de julio de 2023 y posteriormente.

“Hasta ahora se está en pláticas sobre las distintas maneras de interpretación de las reglas”, comentó Ruiz Huarte.

Interpretaciones encontradas

  • El TLCAN eliminó gradualmente los aranceles sobre las importaciones de automóviles entre los tres países, siempre que cumplieran con los requisitos de las reglas de origen de 62.5% de contenido para automóviles, camionetas ligeras, motores y transmisiones, y de 60% para todos los demás vehículos y partes automotrices.
  • Con el T-MEC (sustituto del TLCAN), Estados Unidos y México acordaron nuevas reglas de origen y procedimientos de vehículos de motor, incluidas reglas específicas de productos, y que requieren 75% de contenido de América del Norte.
  • Además, el T-MEC contiene un requisito salarial en las reglas de origen que requiere que entre 40 y 45% del contenido del automóvil lo fabriquen trabajadores que ganen al menos 16 dólares por hora.
  • Para cumplir con las reglas de origen del T-MEC, México considera que si incorpora, en la fabricación mexicana, una autoparte en un auto producida en Estados Unidos, el valor añadido estadounidenses en esa autoparte debe sumarse tanto a la exigencia de contenido laboral como a la regla general de 75%, por ser una regla de origen regional.
  • En contraste, Estados Unidos interpreta que en ambas exigencias no debe tomarse en cuenta la porción de valor producida en Estados Unidos si se trata de una exportación mexicana, argumentando que el T-MEC establece que la acumulación de origen es en la región donde se produce (México).

roberto.morales@eleconomista.mx