Estados Unidos presiona a México y Canadá con alcanzar un acuerdo en la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) para quedar exentos de los aranceles a las importaciones estadounidenses de acero y aluminio, de acuerdo con Robert Lighthizer, representante comercial de la Casa Blanca.

Se espera que la medida de los aranceles sea tomada durante la presente semana por el presidente Donald Trump; pero posiblemente sin entrar en vigor en forma inmediata, de modo que las tres naciones de América del Norte tendrían un periodo para lograr un acuerdo en principio sobre ciertos temas controversiales en el TLCAN a cambio de que México y Canadá queden eximidos.

Lighthizer calificó como una coincidencia el que se hayan cruzado ambos asuntos, una coyuntura que propicia “incentivos” para alcanzar un acuerdo tanto en el TLCAN como en los aranceles globales de Estados Unidos al acero y el aluminio.

“Realmente no tiene nada que ver con esto. Además, ésta es una respuesta global a lo que se piensa que es un importante proceso de seguridad nacional. Realmente es sólo una coincidencia total. Puedo ver cómo alguien podría pensar eso en la superficie, pero la realidad es que no son más que cosas sin relación. Y dado ese contexto, la opinión del presidente es: ¿por qué no intentamos resolver ambos en el TLCAN?”, dijo Lighthizer.

Tras la conclusión de la séptima ronda, afirmó que si llegan a suspender las negociaciones del TLCAN por las elecciones presidenciales de México, programadas para el 1 de julio, los aranceles al acero y aluminio se aplicarán a Canadá y México.

En el 2017, el Departamento de Comercio inició investigaciones sobre el efecto de las importaciones de acero y aluminio en la seguridad nacional de Estados Unidos de conformidad con el artículo 232 de la Trade Expansion Act de 1962, en su forma enmendada.

En los informes presentados al presidente en enero del 2018, el Departamento de Comercio constató que esas importaciones amenazaban menoscabar la seguridad nacional.

En otra conferencia de prensa, igualmente tras la conclusión de la séptima ronda, Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, dijo que la Sección 232 no tiene un vínculo con la renegociación del TLCAN y rechazó que México vaya a dar concesiones a cambio de la exclusión.

Previamente, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró que no dará marcha atrás en la decisión de imponer un arancel global a las importaciones de acero y aluminio, y planteó que esto puede ser negociable con México y Canadá. “No nos vamos a echar para atrás”, afirmó el mandatario al grupo de reporteros de la Casa Blanca.

“Los impuestos en el acero y el aluminio serán retirados únicamente si un nuevo acuerdo es firmado”, dijo más temprano desde su cuenta de Twitter.

Guajardo dijo que no hará pronunciamiento alguno sobre la Sección 232, hasta que esté anunciada oficialmente. Adujo que México ha aprendido a no responder a tuits o a declaraciones de prensa, a diferencia de lo que hacen otras naciones o bloques, en referencia a pronunciamientos de aplicar represalias contra Estados Unidos por parte de países como Alemania, Canadá y China, o bloques con la Unión Europea.

Chrystia Freeland, canciller canadiense, reiteró que Canadá responderá a Estados Unidos si lo incluye en la medida.

Termina séptima ronda con tres nuevos capítulos cerrados

La séptima ronda de negociaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) avanzó más lento de lo esperado con el cierre de tres capítulos: buenas prácticas regulatorias, transparencia y medidas sanitarias y fitosanitarias.

“También terminamos trabajos en cuestiones de anexos sectoriales en relación con sustancias químicas y también fórmulas de alimentos de propiedad, y estamos avanzando sustancialmente en telecomunicaciones y en barreras técnicas para el comercio”, dijo Robert Lighthizer, representante comercial de Estados Unidos, en conferencia de prensa.

Se esperaba que en esta ronda se cerraran entre siete y 10 capítulos más. Antes de la misma, ya se habían concluido otros tres capítulos: pymes, competencia y anticorrupción. Las mesas de negociación comprenden 30 capítulos, entre ellos el de energía.

Por su parte, Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, destacó que el capítulo de medidas sanitarias y fitosanitarias garantizará la certeza de que los productos agrícolas podrán ser comercializados en América del Norte sin obstáculos artificiales.

Guajardo describió que el capítulo de competencia compromete a México, Estados Unidos y Canadá a compartir claramente toda la información que afecte a exportadores, proveedores de servicios e inversionistas, para garantizar el acceso a la información sobre leyes y regulaciones que afecten cualquiera de los temas cubiertos en el nuevo TLCAN.

[email protected]