Dish anunciará este jueves un acuerdo comercial con el operador de satélites Hispasat, que tiene como meta llevar a la escala nacional la cobertura de su servicio de Internet inalámbrico fijo “On” más allá de las ciudades de México, Guadalajara y Monterrey, a donde hoy llega de la mano de la Red Compartida de Altán Redes con paquetes de hasta 20 megas de velocidad con precios de 599 pesos mensuales.

El sistema de televisión satelital propiedad de MVS Comunicaciones también pretende competir así con mejores posibilidades en los mercados rurales y urbanos a VeTV y Sky de Grupo Televisa, que ya ofertan productos de televisión de paga con Internet y/o telefonía, así como a las marcas Star TV y a StarGo y Viasat que también ya venden paquetes de Internet de banda ancha en mercados medianos y rurales de toda la República. 

MVS, en su tercer intento como un operador de servicios de Internet en México, pero ahora con Dish y On como banderas para ese nicho, también podría valorar su ingreso pleno al negocio celular con la oferta de un Internet satelital móvil, adicional al de telefonía con FreedomPop, que bien se enmarcaría en esta época en que todos los actores buscan la combinación y creación máxima de servicios para mantenerse atractivos para el consumidor y cuando el segmento de Dish, el DTH, ya ha conseguido penetrar la parte más accesible de ese mercado.   

VeTV y Sky de Televisa han venido acoplando en los últimos meses redes propias y la de terceros para ofertar otros servicios de doble o triple play además del video, como telefonía e Internet; así, expone Jesús Romo de la Cruz, director de Telconomia, en satélite dependen de sus propias redes y con las redes terrestres de cable o inalámbricas y fijas y/o móviles de empresas como América Móvil, AT&T o Televisa, configuran otros productos y además los complementan con convenios con Altán Redes y su Red Compartida. 

Dish, como el resto de las empresas del segmento del DTH y de contenidos, han identificado que Internet también es una nueva plataforma para el entretenimiento y por eso quieren estar allí, para avanzar más allá de su 26.9% del mercado de televisión por satélite —y 15.9% del segmento total de payTV— que mantenía hasta junio de 2018, frente al 71.1% y 2.0% que entonces lograban Sky-VeTV y StarTV, según el Instituto Federal de Telecomunicaciones y ante el hecho de que sólo 0.05% de las conexiones a Internet en México viajan por satélite. 

“Dish y Sky ahora van utilizando esta diversidad de redes para reforzar las plataformas satelitales con otros servicios, aunque estas redes sean de terceros (…) Con Dish On: más que ser un suplemento de la oferta de video, es el esquema con el que Dish ingresa como proveedor de servicio de Internet y puede presentar ya como valor agregado a su oferta de video y entonces, no necesariamente va por un triple play, sino que busca clientes de Internet que no captaba como un proveedor de video restringido”, platica Romo, de Telconomia.  

MVS también pudo haber buscado a otros operadores satelitales para el Internet satelital de Dish, además del español Hispasat. Telefónica Movistar y su telepuerto con concesión satelital o StarOne de AMX —se desconoce si cuenta con concesión de operación en México, pero sí alcance de cobertura—, pudieron haber sido otras alternativas. Viasat, por ejemplo, vende capacidad de Internet a través de la banda Ka y se especializa en mercados rurales a donde Dish ahora también quiere ir, por lo que el factor económico y la mancha de cobertura habrían sido los motivos que animaron a MVS a llevar a Dish con Hispasat. 

“Con Hispasat estarán ofreciendo Internet de banda ancha sobre la banda Ka, que si bien es una opción más competitiva que las opciones sobre la banda Ku, no está pensada para competir en precios y calidad contra las opciones cableadas y ello puede verificarse en los múltiples mercados en donde existen operadores operando en la banda Ka como Argentina, Brasil, Chile, Colombia e, incluso, México”, dijo Carlos Blanco, analista de Dataxis. “La banda Ka es una buena opción para zonas que, por alguna razón, carecen de cobertura. De ese modo, la oferta de Hispasat sería para suplir los baches en la pisada de On con la Red Compartida”.  

Dish tuvo desde 2013 la oportunidad de construir productos de Internet, si su matriz MVS hubiese explotado los 60 MHz de ancho de banda que poseía en el espectro de 2.5 GHz y que, por acuerdo con el gobierno federal de entonces, debían utilizarse para servicios inalámbricos como Internet o telefonía.  

La señal de Dish para video viaja por los satélites de Eutelsat y para Internet usará la capacidad de Altán Redes, por la red terrestre del espectro de 700 MHz que usa la Red Compartida, y los aparatos de Hispasat.  

A una década de operación plena en el negocio de la televisión satelital, Dish tiene el reto de crecer su presencia en el mercado: en julio 2013, cuando el IFT empezó a hacer público los datos de mercados de las empresas del sector, Dish tenía una participación del 18.18% del segmento de DTH en México y 15.9% en junio de 2018, aunque la cifra no significa una pérdida de clientes, sino toda una redistribución de las participaciones de mercado por la aparición de nuevos actores.  

Lo que sí es real, de acuerdo con especialistas, que la televisión de paga mira un complicado panorama para su expansión. 

De acuerdo con la consultora Business Bureau (BB), el negocio de la televisión de paga alcanza una penetración del 51% de los hogares en Latinoamérica y no se advierte que este dato se expanda demasiado durante los siguientes tres a cinco años. La penetración en México es de 66 de cada 100 hogares, según el regulador IFT con cifras a junio pasado. Es uno de los retos de Dish, Sky y Star.

Y si bien existen retos y complicaciones para las empresas de televisión restringida, también habrá oportunidades de negocio más allá del ingreso necesario al servicio de Internet, asegura Juan Gnius, analista de la casa Telracom.

“El Internet satelital es un nuevo empujón para las empresas de TV por satélite, en términos de crecimiento de usuarios o retención de los mismos (…) Es muy posible que la estrategia de crecimiento de la Internet satelital hogareña sea sobre la propia base de clientes de TV actuales, a quienes se les añadiría un servicio con el consiguiente incremento de ARPU. Otro factor de crecimiento son las áreas alejadas donde las redes cableadas como xDSL o fibra no tienen cobertura y si bien los precios del servicio satelital se fueron acomodando, no se ve en la región que estos operadores ataquen comercialmente ciudades o zonas donde existan propuestas cableadas”, dice Gnius, de Telracom, y agrega: 

“Pero, las propuestas de Internet satelital para hogares cobrarán protagonismo a medida que los satélites actuales se reemplacen por otros de nueva generación, los HTS; nuevas flotas con nuevos servicios satelitales cobren vida y se extienda la cobertura de servicios basados en Banda Ka”.