En noviembre pasado, el desempleo abierto en el país se contabilizó en 3.5% de la población económicamente activa  (PEA), según cifras desestacionalizadas, lo que representó una ligera baja respecto del nivel de 3.6% observado en octubre, pero también un alza respecto del nivel de 3.3% observado hace un año, de acuerdo con información divulgada por el Instituto Nacional de Geografía y Estadística (Inegi).

El desempleo abierto en el undécimo mes del año se ubicó así en un nivel menor respecto del que anticipaba el grueso de los analistas económicos, que pronosticaban en consenso una tasa de 3.62%, de acuerdo con un reporte de Grupo Financiero Monex.

También en cifras desestacionalizadas, la tasa de subocupación se ubicó en 8.2% de la población ocupada, lo que representó un aumento de 0.6 puntos respecto del nivel del mes anterior y de 1.3 puntos en comparación con el registro del mismo mes del año pasado.

Este indicador es uno de los varios que reflejan la precariedad en el empleo, pues se refiere a la población ocupada que tiene la necesidad y disponibilidad de ofertar más tiempo de trabajo de lo que su ocupación actual le demanda.

Otro es el de la Tasa de Condiciones Críticas de Ocupación (TCCO), que se mantuvo en niveles altos. Medida en cifras originales, la tasa fue de 18.5% de la población ocupada, cuando hace un año se ubicó en 15% de la población ocupada.

La TCCO incluye a las personas que se encuentran trabajando menos de 35 horas a la semana por razones ajenas a sus decisiones, más las que trabajan más de 35 horas semanales con ingresos mensuales inferiores al salario mínimo y las que laboran más de 48 horas semanales ganando hasta dos salarios mínimos.

“La mayoría de los indicadores dentro del reporte del mercado laboral presenta cierto deterioro respecto a sus niveles de hace un año, especialmente las tasas de subocupación y de condiciones críticas de empleo”, destacó Monex en su reporte.

Y agregó que “ello podría indicar que, aunque el número de trabajadores activos no ha cambiado mucho, la calidad de los empleos sí ha resentido los efectos de la desaceleración económica”.

En otro reporte, Scotiabank enfatizó que a pesar de que el nivel de desempleo parece haberse estabilizado en el segunda mitad del año, se siguen superando los niveles de un año antes, “lo que coincide con el lento ritmo de crecimiento anual en la creación de empleo IMSS, que en el mismo mes se moderó de 1.8 a 1.7%, el más reducido en casi 10 años, reflejo del actual estancamiento de la actividad económica de nuestro país, que augura un débil mercado laboral al inicio del 2020”.

[email protected]