Las alertas críticas en Petróleos Mexicanos (Pemex) por los bajos niveles de almacenamiento de combustibles automotrices iniciaron en mayo pasado y se han mantenido hasta la fecha. Los estados con mayores problemas hasta ahora son Chihuahua, Tamaulipas, Veracruz y Puebla.

En el Pacífico, la ciudad de Tepic estuvo a unas horas de quedarse en total desabasto, mientras que entre mayo y junio lo mismo ocurrió en Monterrey y Puebla, así como en las ciudades de Madero y Reynosa, en Tamaulipas.

De acuerdo con diferentes grupos gasolineros consultados, en realidad toda la zona norte se mantiene desprotegida y las importaciones que se hacen van directamente desde la frontera hasta los puntos de venta; no están pasando a los almacenamientos de Pemex.

La región centro tuvo problemas en el mes de junio, donde las empresas reportaron existencias mínimas en Chihuahua (especialmente en la capital y en Ciudad Juárez), también en Coahuila, especialmente en las ciudades fronterizas Piedras Negras, Acuña, Allende, Nava, Zaragoza y Morelos; en Tabasco hubo bajos niveles en Villahermosa y en varias estaciones rurales; lo mismo ocurrió en Aguascalientes y Guadalajara, así como en Córdoba, Veracruz.

Un recuento de los informes presentados por Pemex a los empresarios gasolineros indica que en el caso de los estados de Coahuila, Veracruz y Puebla, los mayores problemas están derivados de tomas clandestinas, por lo que el acarreo de combustible se hace por medio de ruedas.

A pesar de los esfuerzos de Pemex, hay dos refinerías que no están operando a 100% por mantenimiento: la de Cadereyta que surte de combustible al noreste del país y Salamanca en Guanajuato.

Los problemas de bajo abasto tienen a toda la zona norte desprotegida, las partes industriales de la región centro y las importaciones por medio de las terminales del Pacífico. Para el mes de julio se espera que haya bajos niveles, de nueva cuenta, en las ciudades de Monterrey, Puebla y Tamaulipas.

Pemex espera resolver a largo plazo las importaciones por medio del proyecto de Howard Energy, Proyecto Dos Águilas, que está en construcción de la mano de Grupo Clisa de Gustavo Cavazos.

Por lo pronto ya cerró la temporada abierta de su ducto de ?Corpus Christi a Laredo, donde habrá una terminal; luego se va a Nuevo Laredo y de ahí a Santa Catarina, en donde se construye otra terminal. Éste es el ducto Corpus Christi a Monterrey.

Otro proyecto es el de Monterra Energy con terminal en Tuxpan, la cual se mantiene en temporada abierta y es de Grupo Invex, el cual ya tiene un centro de almacenamiento en Veracruz, además de que construirá un ducto a la región centro para llegar a Tula.

luis.carriles@eleconomista.mx