Sin la marca regional Pacífico Colombia no podríamos estar presente en las grandes ferias internacionales de turismo y sería más complicado promover nuestra capital de Popayán, que es un atractivo de turismo religioso, la riqueza natural de Puracé, en donde hay avistamiento de cóndores, o conocer la cultura ancestral del territorio indígena Misak, en Silvia, aseguró el coordinador de Turismo del departamento del Cauca, Jaime Urbano.

“El impacto internacional que ya tenemos por pertenecer a la región es muy importante para todos nosotros porque es algo que ayudará a la reactivación económica. No lo podríamos haber hecho solos”, dijo.

Desde su perspectiva, los actores turísticos comienzan a fortalecerse, porque los municipios se están fortaleciendo para ofrecer una mejor atención al turista, nacional e internacional. Una muestra de ello es la cooperativa de mujeres productoras de seda en Timbío, que ofrecen recorridos para conocer todo el proceso de elaboración de prendas de vestir. También es el caso de Inzá (Tierradentro), que fue declarada Patrimonio Histórico de la Humanidad, que desde épocas prehispánicas se ha destacado por su aspecto sociocultural y arqueológico gracias a los pueblos Nasas allí asentados.

De acuerdo con el funcionario, en el Cauca tienen registro de 326 agencias de viajes (una de ellas es Luna Paz Tours, especializada en el ecoturismo y que participó en la gira de trabajo por México) y hay una oferta de más de 3,000 habitaciones.

“Si no nos unimos para promovernos a nivel internacional como región del Pacífico no tendríamos ya los primeros resultados. El departamento de Cauca no lo puede hacer solo. Hemos identificado en cada uno de los territorios cuál es el potencial turístico que se tiene”, agregó Jaime Urbano.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx