Democratizar la venta de artículos deportivos en México, impulsar el comercio electrónico y sumar alianzas estratégicas con empresas locales son algunas de las metas de Miguel Ángel Sánchez Candón, CEO de la firma francesa Decathlon desde hace un par de semanas.

A la par que toma el control de la empresa, el directivo que ocupó antes el mismo cargo en Bulgaria, ya hace las primeras evaluaciones de sus recientes nexos comerciales con Walmart, Rappi y la firma de productos de salud y nutrición GNC.

“Quiero estar cerca de más mexicanos. Hay ciudades y zonas donde no hay contacto físico, no solamente con alguna de nuestras tiendas físicas, tenemos 12 en el país. Buscamos opciones para crecer y sumar puntos de venta. Me llama la atención la polarización del mercado del deporte en México, de verdad es que hay grandes empresas pero que no facilitan el deporte a toda la sociedad. Venimos a cortar esa posibilidad con la relación precio calidad y tratar de hacer accesible el producto al mayor número de personas”, comentó.

En entrevista, dijo que la gradual apertura de actividades en el país, derivada de los semáforos sanitarios, les ha permitido superar “en más de dos dígitos” las ventas registradas en los primeros cuatros meses del año, en relación a igual periodo del 2019.

Las actividades que generan mayor desplazamiento de producto en Decathlon son: montañismo, running, fitness y natación, y en ellas cuenta con marcas propias.

“El deporte es una de las herramientas fundamentales para mantener hábitos saludables que permitan a los mexicanos hacer frente a los tiempos tan complicados que vivimos por la pandemia de Covid-19. Queremos democratizar la actividad como lo hemos hecho en otros países de Europa”, agregó Sánchez.

El directivo puntualizó que son una empresa integrada pues diseñan sus productos, “los cuales están probados técnicamente con deportistas de alto nivel y eso nos permite aportar un precio justo a los clientes”.

Van por más alianzas

Respecto a las alianzas, como un canal para dar mayor exposición a la marca Decathlon, el directivo aseguró que buscan a firmas que piensen y respiren como ellos, con visión de largo plazo, en el mundo físico y digital. En su tienda de Polanco, en la Ciudad de México, hay un espacio de venta de productos GNC con la cual, dice, se complementan y los clientes de cada uno tiene oportunidad de conocer otras alternativas.

Respecto a su relación con Rappi, aprovecharon su vertical de deportes para brindar a sus clientes nuevas soluciones de entrega rápida de productos usando su infraestructura.

“Con Walmart tenemos varios productos en su plataforma digital y hacemos pruebas en una tienda física en Interlomas, Estado de México”, explicó.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx