La desactivación de la red 2G-GSM ya ocurrió en Estados Unidos el 31 de diciembre del 2016, al menos para la que opera AT&T en aquel país. En México todavía no existen acciones concretas de la telefónica para despachar a la tecnología que ha venido acompañando a los usuarios desde los años 90, pero sí intentos de migrarlos a redes 3G y 4G porque ello significará una explotación más eficiente del espectro y mejor calidad de servicio, por ejemplo, de Internet móvil para los consumidores mexicanos.

Diversas versiones periodísticas apuntan a que AT&T también apagará en las próximas semanas a su red mexicana de 2G, pero la compañía niega esas afirmaciones y los motivos no son pocos:

Una desactivación repentina de esta tecnología traería repercusiones de cobertura y de mercado, más allá de solamente aspectos técnicos y que no sólo tienen que ver con AT&T, pues Telcel y Movistar también atienden al grueso de sus clientes sobre redes 2G y ambas empresas, de hecho, tendrían retos más complejos por superar que la compañía que un día compró a Iusacell y Nextel.

NOTICIA: México gana peso en la operación internacional de AT&T

En un correo electrónico enviado a este medio, AT&T informó que su cobertura en el país ya rebasa los 85 millones de personas y que el 70% del tráfico de datos que generan sus 12.6 millones de usuarios mexicanos corre sobre redes 4G LTE, pero igualmente reconoce que no es momento de apagar la red 2G:

Nuestra red 2G GSM continúa operando para los usuarios y en pleno funcionamiento. Por ahora no se tiene contemplado una suspensión de dicha red. Sin embargo, estamos siempre buscando ofrecer planes y promociones que faciliten el que nuestros usuarios se beneficien de una red más avanzada y veloz. Es el caso, por ejemplo, de aquellos usuarios de radio distinto a PRIP, los cuales operan con tecnología 2G. Ahora estamos exhortando a estos clientes a cambiarse a las redes 3G y 4G LTE de AT&T. Y pese a que el número de clientes que aún utiliza estas soluciones es bajo, estamos comprometidos a trabajar de cerca con cada uno de ellos para facilitar esta transición y ofrecerles una alternativa , escribió la compañía en su comunicación.

Apagar una red 2G no será sencillo para cualquier operadora. Esta es la tecnología de más amplia cobertura, la que tiene cubiertas más áreas rurales y a donde todavía no han llegado las telefónicas con redes más avanzadas.

NOTICIA: AT&T ya empató a Telcel en redes 4G LTE en México

Los operadores apagarán eventualmente sus redes denominadas como 2G, porque va en declive en favor de tecnologías de banda ancha móvil. Si AT&T confirma este apagón no será repentino y comunicará a sus usuarios anticipadamente sobre qué implica la desconexión, quiénes resultarán afectados y qué opciones tienen para ajustarse , dice Jesús Romo, director de la firma Telconomia.

Cualquier decisión sobre el uso de las redes debe ser informado. Las redes 2G todavía son importantes, porque conducen voz y porque hay usuarios de teléfonos celulares básicos, sobre todo personas de edad adulta, analfabetos funcionales o simplemente usuarios de bajos ingresos, cuyo número debe ser reducido en la red de AT&T , expone Jorge Bravo, director editorial en Mediatelecom Policy & Law.

NOTICIA: AT&T despierta el debate sobre las concesiones únicas

Si AT&T decide que es momento de apagar su red 2G, los usuarios, una vez alertados, tendrían que decidir entre modernizar su celular, acceder a otro plan de servicio con el mismo proveedor o eventualmente los consumidores migrarían a un operador con redes 2G, como pudiera serlo Unefon o un operador móvil virtual, pero aunque al final los usuarios terminen migrando también a Telcel o Movistar llegará el día que esas marcas pondrán fin a sus redes GSM porque el negocio ya no es la voz.

Una red 2G puede generar más costos que beneficios, porque hay que darle mantenimiento al mismo tiempo que se destinan inversiones para redes más avanzadas, porque el negocio principal ha dejado de ser la voz tradicional, casi siempre está en paquetes de varios minutos y en México ya no existe negocio en la larga distancia , agrega Jorge Bravo, de Mediatelecom.

Abandonar un red para evitar mayores costos e ineficiencias no significa del todo que, en este caso, AT&T mejorará el dato de consumo mensual de servicio por usuario o ARPU porque existen otras variables, como bajas de tarifas en el servicio debido a la competencia y la venta de equipos más aptos para 3G o 4G dejarían más beneficio a los ingresos por venta de terminales que por el servicio.

NOTICIA: ¿Está provocando AT&T a Telcel y Movistar en roaming?

Bravo y Romo coinciden en que al apagarse la red 2G lo que se valora más el espectro utilizado para esa red, se destinan inversiones a tecnologías más avanzadas como el 4G LTE o para cuando el Internet de las cosas (IoT) sea realidad un día.

Recientemente AT&T consiguió que el Instituto Federal de Telecomunicaciones le renovará un paquete de tres concesiones en distintos bloques de la banda de 800 MHz que utilizaba para redes 2G y radiocomunicación de trunking, pero que ahora explotará para 4G LTE.

El IFT le impuso a AT&T el pago de una contraprestación conjunta de 51 millones 357,176 pesos y la obligación de hacer un reacomodo de sus señales en plazos específicos para ofrecer otros servicios de manera eficiente.

AT&T ahora tendrá bloques de espectro entre las frecuencias de los 814 y 824 entre los 859 y 869 MHz para su 4G en Nuevo León, Puebla y Guanajuato, así como en carreteras que conectan a la Ciudad de México con Toluca y Morelia, y con los puertos de Acapulco, Lázaro Cárdenas y Zihuatanejo, entre otros puntos más.

NOTICIA: AT&T paga 51 mdp por señales en banda de 800 MHz

Para algunos actores de la industria es más una publicidad el que la prensa presuma el apagón de la red 2G de AT&T en México, pues sus controladas Iusacell y Nextel históricamente tuvieron pocos clientes con 2G y constantemente estuvieron invirtiendo en estándares UMTS, no tanto en GSM, por ello es que sería un reto mayor para Movistar y Telcel desconectarse de esas redes.

Telcel y Movistar concentran casi el 90% de las suscripciones en conjunto, por lo que si hoy realizaran su apagón, estaríamos hablando que parte de ese 90% tendría que mejorar su equipo para mantener su servicio. En el caso de AT&T sería una parte de ese 10% restante. Evidentemente el efecto del apagón 2G, en caso de que AT&T lo confirme para México, estaría más contenido y dependería menos de las dinámicas del mercado mexicano sobre adopción de banda ancha móvil , platica Jesús Romo, de Telconomia.

Aun así, si estos usuarios de AT&T llegaran a migrar a sus competidores se encontrarían con que estos operadores decretarán una fecha de apagón cuando su base de usuarios 2G se reduzca a proporciones de un solo dígito .

undefined

[email protected]

mfh