Únicamente siete contratos adjudicados a empresas privadas en las rondas petroleras de la pasada administración aportaron 97% de la producción en la que participaron privados el año pasado, es decir, un promedio de 36,874 barriles diarios, volumen que se incrementó en 73% en un año y que ha aumentado 28 veces en los últimos dos años.

El volumen de producción más grande en un contrato lo tiene la inglesa Petrofac en la migración de un contrato incentivado del área terrestre Santuario-El Golpe, donde continúa en asociación con Petróleos Mexicanos (Pemex) y en el 2019 alcanzó una extracción promedio de 10,873 barriles por día, con un incremento de 50% en relación con el volumen extraído en el área en el 2018.

La mexicana Diavaz, a través de su filial DS Servicios Petroleros, fue la segunda mayor productora en campos adjudicados a privados, ya que a través de un contrato de migración, también en asociación con Pemex, llegó a una extracción promedio de 5,848 barriles diarios, duplicando su producción del 2018.

Los contratos que se licitaron vía farmout para asociaciones con Pemex, Ogarrio y Cárdenas Mora, adjudicados a la alemana Dea Deutsche y a la egipcia Cheiron en tierra, lograron una extracción de 5,695 y 5,078 barriles por día en promedio durante el año pasado, con incrementos interanuales de 44 y 14%, respectivamente.

Destaca que la producción de áreas adjudicadas en las rondas de licitación figuró por primer año en la extracción nacional, luego de que la italiana ENI arrancó su producción en el área 1 en aguas someras adjudicada en la Ronda 1.2, donde el año pasado llegó a 4,799 barriles diarios en promedio.

La mexicana Servicios de Extracción Petrolera Lifting, con el área 7 Cuichapa Poniente de la Ronda 1.3 para campos terrestres, elevó su producción en 28%, alcanzando en el 2019 un promedio de 3,299 barriles diarios.

Por otro lado, el contrato de asociación entre Operadora de Campos DWF (un consorcio entre Diavaz y la estadounidense Weatherford) y Pemex, que también resultó de una migración de contrato de servicio anterior, en el área terrestre Miquetla, tuvo una extracción de 1,281 barriles diarios en promedio, volumen que elevó 8.3 veces en comparación con la producción reportada en el 2018.

En el reporte de producción anual de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) se detalló que el contrato operado por la estadounidense Talos Energy, que obtuvo en asociación con la mexicana Sierra Oil and Gas, recientemente adquirida por la alemana Dea Deutsche y la británica Premier Oil en la primera Ronda de licitación que se realizó en el país, el área 7 de la Ronda 1.1, donde además está el primer yacimiento hallado por un privado, que es el campo Zama con un potencial de hasta 800 millones de barriles de crudo, reportó producción en las pruebas operativas y llegó a una extracción de 38,000 barriles diarios en promedio durante el año pasado.

Además de los contratos mencionados, el regulador mexicano reporta otros 16 que han tenido producción en algún momento desde su adjudicación. Cabe recordar que la producción nacional de petróleo crudo en México cerró el 2019 en 1.679 millones de barriles diarios, con una caída anual de 7.2%, y por debajo de la meta de 1.707 millones de barriles por día proyectada por Pemex en su Plan de Negocios. En tanto, la producción de privados aumentó 48%, reveló el martes la CNH.

[email protected]