Proveer al conductor de la información más completa, exacta y en el menor tiempo es un factor que aumenta la seguridad al volante. A eso hay que sumar que las nuevas tendencias en el diseño de interiores claramente se dirigen a un universo digitalizado en el que predominarán las pantallas táctiles como eje central en la organización de todas las funciones.

Por ello llama la atención este avance de Continental. Si bien es cierto que en el mercado ya existen estudios en la materia, la idea propuesta por la marca alemana ya es una realidad que se aplicará de forma masiva en la industria automotriz. Se trata de la pantalla con tecnología 3D autoestereoscópica que forma parte de la versión más completa y equipada del Genesis GV80, un SUV de alta gama que busca ofrecer lo más avanzado del sector. Este display tiene la capacidad de mostrar las escalas, objetos, punteros y elementos diversos en forma tridimensional, sin dejar de considerar las alertas y avisos en la línea de visión del conductor.

Tal vez la mayor de sus ventajas es que no requiere de un elemento adicional para su funcionamiento como ocurre con las pantallas utilizadas en casa que obligan a utilizar lentes especiales para lograr recrear el efecto.

Continental recurre a una superficie que cuenta con barreras de proyección paralaje y un patrón de líneas ligeramente inclinadas que dividen la imagen mostrada al conductor. Esto crea un efecto como si se tratara de objetos reales, dos vistas diferentes, ligeramente desviadas, que se proyectan al ojo derecho e izquierdo, lo que resulta en una imagen tridimensional.

Vigilante de la seguridad

Otro elemento necesario en el funcionamiento de todo el sistema es una cámara interior, que detecta la línea de visión del conductor y ajusta las vistas en 3D en la dirección precisa de la cabeza. Para evitar que los conductores centren su atención en la pantalla 3D durante demasiado tiempo, la cámara también emplea la función de detección de atención para identificar si quien conduce se encuentra distraído o incluso fatigado. 

Continental argumenta que con esta herramienta 3D aplicada al clúster o cuadro de instrumentos se consigue que el conductor no se sobrecargue con la información proporcionada por las múltiples asistencias al conductor que hoy en día se montan en los autos y que van desde las pantallas convencionales en el tablero pasando por los servicios de comunicación hasta las ahora muy comunes aplicaciones de información y entretenimiento.

Súper procesador

En el futuro, para reducir la complejidad y ahorrar peso y espacio, sólo se requerirá una pequeña cantidad de unidades de control para todos los dispositivos de entrada y salida necesarios para la operación de un vehículo. Cross Domain Hub es una computadora de alto rendimiento y la responsable del funcionamiento de la esta pantalla.

Con la utilización del Cross Domain Hub se evita el empleo de numerosas unidades de control individuales dando paso al empleo de unas cuantas computadoras de alto rendimiento. En este sentido, Continental adelantó que en la próxima generación en esta materia todas las pantallas se integrarán en una sola unidad. En ese escenario el conductor podrá distribuir el contenido de la información que desea ver en múltiples pantallas, por ejemplo, mediante el control por gestos, arrastrando los mapas de navegación desde la pantalla del pasajero delantero a su propia pantalla y organizando exactamente dónde quieren colocarlos.

Por si fuera poco, cuando se active el modo de conducción automática, las pantallas del tablero y consola se fusionarán en todo el ancho de la cabina para así proyectar los servicios y aplicaciones al alcance de más pasajeros. 

autos@eleconomista.mx 

kg