Con la aplicación de aranceles que impone México a un grupo de productos estadounidenses, a partir de este martes, crece el riesgo de que el gobierno de Donald Trump denuncie el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), sostuvo Moisés Kalach, coordinador del Consejo Consultivo Estratégico de Negociaciones Internacionales del CCE.

Ante la comunidad española, el negociador mexicano aclaró que no existen señales de que Estados Unidos pretenda salirse de acuerdo trilateral, sólo amagos como la imposición de aranceles, por lo que las condiciones para continuar con las negociaciones del TLCAN 2.0 se tornaron más “difíciles y complicadas” de lo que estaban.

El negociador del sector privado mexicano dijo: “Estamos en un momento difícil de la relación México-EU, pero también de EU con otros países, con la UE, Canadá y China”. Estamos tranquilos, como sector privado, y cerramos filas con el gobierno mexicano y sus medidas de defensa, acotó.

Las rondas de negociaciones se quedaron con seis capítulos cerrados, tres terminados, seis acordados y 10 más están por cerrarse. “Si no entran hoy entrarán mañana. Siempre se podrán modernizar los tratados”, comentó Moisés Kalach.

El segundo a bordo del llamado Cuarto de Junto del sector privado mencionó que las negociaciones no cuentan con una calendarización para realizarse, pero depende de Washington si actualiza la Trade Promotion Authorization el próximo 1 de julio, a fin de que el Congreso avale lo pactado por el gobierno con sus socios.

Tanto Ildefonso Guajardo, secretario de Economía, como la Iniciativa Privada, encabezada por Juan Pablo Castañón, se manifestaron en contra de que Estados Unidos pretenda negociar acuerdos bilaterales.

Castañón abundó que es Robert Lighthizer, representante comercial de Estados Unidos, quien debe  flexibilizar su postura en la cláusula sunset pues el TLCAN no puede tener cancelaciones cada cinco años.

[email protected]