Varios empresarios, primordialmente pequeños y medianos, hicieron un llamado de alerta por los altos incrementos en los costos de las tarifas de fletes en las navieras y puertos de Colombia, pues han subido 59% desde abril. Cálculos hechos por estos importadores muestran que tan solo entre abril y mayo el precio aumentó 343 puntos porcentuales, pasando de 8,200 dólares a 13,000 dólares por cada contenedor de 40 HC. Al observar el incremento histórico desde finales del año pasado, el incremento, dijeron parte de los afectados, es superior a 800 por ciento.

Uno de los empresarios perjudicados es Carlos Ballesteros, fundador y gerente de Bike House, quien afirmó que es entendible que la pandemia llevó a que se realizaran muchas órdenes represadas en las navieras, por lo que la demanda supera la oferta.

Sin embargo, aseguró que antes un contenedor tenía un precio de 2,000 dólares y hoy se está cobrando a 13,000 dólares, lo que a su juicio es sinónimo de que las navieras “se están aprovechando de la situación. Es un fenómeno que se está dando a nivel mundial, pero no contentos con eso, las navieras no fueron solidarias en el momento del paro”.

Ante esto, Ballesteros resaltó que normalmente las navieras dan de 15 a 20 días libres por contenedor en espera. Sin embargo, con la situación de los bloqueos, el directivo afirmó que lo que hicieron fue bajar la cantidad de días libres. “Afectaron a todos los importadores. Por cada día estaban cobrando en promedio 180 dólares”, apuntó.

Carlos Abril, gerente de consumo de Ceresit, Henkel Colombia, explicó que la empresa se dedica a la producción de adhesivos cerámicos, impermeabilización y aislamiento térmico de viviendas y, que con base en esta actividad, desde la llegada de la pandemia ya habían visto incrementos en los costos de importación, sobre todo de productos provenientes de países como China.

“Esta variación está relacionada con el incremento en las tarifas de fletes marítimos derivado principalmente de la escasez de contenedores, sumado al efecto de la devaluación”, aportó Abril, agregando que el valor de un flete puede llegar a ser hasta ocho veces más de lo que se pagaba, por lo que eso se ha reflejado en el impacto al precio del producto terminado.

Sobre la situación, Javier Díaz, presidente ejecutivo de Analdex, explicó que la no movilización de los contenedores después de los días libres, permite calcular al gremio de comercio exterior que, entre bodegaje y los costos impuestos por la naviera, a los importadores les está representando un millón de pesos diarios, por lo que sumando los días de paro, el costo para cada contenedor es de aproximadamente 45 millones de pesos.