El creciente cobro a los autotransportistas para obtener permisos de circular en vialidades que ya aplica en 17 estados (Nuevo León, Querétaro, Tabasco, Hidalgo y Tamaulipas, entre otros) y 85 municipios podrían generar que se incremente al consumidor final el precio de productos básicos (harina o tortilla) y con valor agregado, coincidieron representantes del sector privado.

Dicha situación se suma al robo de carga en las carreteras, que sigue sin disminuir y el año pasado creció 127%, con relación al 2016.

“El pago que piden no está justificado de ninguna manera, es como pagar un derecho de piso legalizado”, dijo el presidente de la Asociación Nacional de Transporte Privado (ANTP), Alex Theissen.

Desde hace un par de años, diferentes entidades decidieron establecer permisos para transitar por sus vías, lo cual generó que diversos autotransportistas se ampararan en contra de esa medida, que desde su punto de vista, únicamente tiene fines recaudatorios. Sin embargo, en vez de que se esa situación se frene, se está incrementando.

A pesar de lo complicado que sería establecer el impacto económico de generalizarse a nivel nacional los pagos, una estimación de Grupo Transportes (especializado en movilizar energéticos) refiere que de aplicar en 50% de los municipios del país, podría sumar 1 billón de pesos por año.

“No queremos esperar a que sea un problema mayor, porque nosotros estamos cumpliendo con todas las normatividades federales y el exceso de regulación local afecta nuestra competitividad. Queremos sensibilizar a los gobiernos de esta situación, incluso es de nuestro interés buscar a los candidatos a la Presidencia de la República para hablar del tema”, afirmó el presidente de la Cámara Nacional del Autotransporte de Carga, Rogelio Montemayor.

Desde el año pasado, en distintos espacios, los representantes empresariales han alertado de que esos cobros adicionales, hechos por “cárteles buenos”, no generan ningún beneficio y realizaron un foro para tocar el tema.

CONCAMIN, EL INTERLOCUTOR

Durante el encuentro con especialistas, se informó que a la misma hora se realizaba una reunión de trabajo en Guadalajara porque está latente el interés de hacer cobros por circular por su periférico y el director de la ANTP, Leonardo Gómez, se encontraba allá para conciliar.

En su calidad de anfitrión, el presidente de la Comisión de Transportes de la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin), Miguel Elizalde, dejó en claro que hay un interés de dialogar con las autoridades locales para evitar mayores daños. “Queremos ver esta situación como una oportunidad para mejorar el autotransporte y la cadena logística del mismo, para lo cual es fundamental manifestarnos en este momento”, agregó.

Debido a la necesidad de atender las cuestiones de autonomía y soberanía de los gobiernos estatales, una de las soluciones para evitar cobros es crear una ley de movilidad federal, que por el momento se encuentra en una iniciativa en la Cámara de Diputados.

alejandro.delarosa@eleconomista.mx