Juan Carlos Zepeda, presidente de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH), aseguró que Petróleos Mexicanos (Pemex) no tiene una carga fiscal excesiva y que a pesar de que únicamente la filial Exploración y Producción (PEP) paga casi 40% de sus ingresos de la Federación, ésta tiene ganancias después de impuestos, por lo que la pérdida que reporta Pemex se debe a la operación negativa del resto de las filiales.

En entrevista, el Presidente del órgano regulador explicó que de las cuatro subsidiarias la única que paga impuestos es PEP, lo que es legalmente adecuado puesto que explota el recurso del subsuelo que constitucionalmente es propiedad de la nación.

Aun así, PEP reporta utilidades después de impuestos; es decir, el régimen fiscal le cobra una cantidad menor a sus utilidades , aseveró, lo subrayo: después de recuperar sus costos, incluyendo los de capital, PEP tiene utilidades .

Y es que, de acuerdo con reportes de la paraestatal compilados por la CNH, desde la reforma fiscal del 2005 PEP no ha tenido pérdidas financieras después de impuestos, como se observó en el 2011, cuando la carga tributaria fue de 918,000 millones de pesos y la utilidad antes de impuestos de 977,000 millones, lo que dejó a PEP una utilidad después de impuestos de 59,000 millones.

Sobre la base de estos números no podemos afirmar que exista una carga fiscal excesiva sobre PEP , aseguró Zepeda.

Sin embargo, el año pasado la paraestatal reportó una pérdida de 91,500 millones de pesos gracias a que 56% de sus ganancias fue a parar al fisco; ante ello, Zepeda manifestó que se ha malentendido el problema del régimen fiscal de Pemex, porque para empezar, no existe algo así como un régimen fiscal de Pemex; lo que existen son regímenes fiscales a las subsidiarias .

Es decir, que todas las subsidiarias, excepto PEP, pagan un impuesto tipo ISR, lo que implica que por consecuencia, tanto Refinación como Petroquímica no pagan impuestos porque no generan utilidades, y la filial Gas paga un impuesto menor a 1% del total por su baja participación en las utilidades.

Sin embargo, Zepeda reconoció que la situación fiscal podría optimizarse: Reconozco que el régimen fiscal a PEP puede requerir adecuaciones por ejemplo; en el tema del gas, pero no veo evidencia para afirmar que existe una carga fiscal excesiva a la explotación del petróleo , concluyó Zepeda.

kgarcia@eleconomista.com.mx