Campesinos del Frente Auténtico del Campo (FAC) se instalaron en plantón de tres días frente al Palacio Nacional, en espera de una respuesta del presidente Andrés Manuel López Obrador a sus demandas.

El grupo, que partió del Monumento a la Revolución hacia el Zócalo, exige que el presidente deje de descalificarlos y acusarlos de corruptos sin pruebas.

En conferencia de prensa previa a la marcha, el presidente de la Central Independiente de Obreros Agrícolas y Campesinos (CIOAC), Álvaro López Ríos, advirtió que al presidente le han informado mal.

Explicó que para recibir financiamiento público, se deben cumplir diversos requisitos, y en ese sentido, hasta el momento ningún líder campesino ha sido llamado a cuentas por desvío de recursos.

En las avenidas que rodean el primer cuadro de la ciudad comenzaron a ser instaladas grandes carpas, a las que se prevé lleguen unos 10,000 trabajadores del campo.

Al lugar siguen llegando agrupaciones campesinas, como Movimiento Social por la Tierra y el Movimiento Urbano Popular Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas, que con sus respectivas banderas rojas y verdes han marcado las zonas donde se van a instalar.

Los líderes de los diferentes movimientos campesinos que participan en esta protesta anunciaron que el 8 de agosto harán paro nacional y al menos 300 cierres carreteros en el marco del 140 aniversario del natalicio de Emiliano Zapata.