El presidente de la Concanaco-Servytur, Manuel López Campos, confió en que México, Estados Unidos y Canadá logren este año un acuerdo en principio del TLCAN, pues se requiere dar certidumbre al aparato productivo y confianza a las cámaras de Comercio, Servicios y Turismo del país.

Al encabezar la toma de protesta del nuevo Consejo Directivo de la Canaco Morelia, el líder empresarial manifestó que el sector requiere bases firmes para contar con un clima de negocios estable.

Consideró que México no debe aceptar la firma del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) por presiones de los tiempos electorales de México y Estados Unidos, sino “sólo el establecimiento de un acuerdo que sea favorable a las empresas mexicanas”.

En el acto, en el que estuvo acompañado del gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles, el presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur) afirmó que el equipo de negociadores mexicanos del TLCAN es profesional, y seguramente no cederá a las presiones de sus contrapartes.

Respecto al reciente ataque cibernético realizado contra el Sistema de Pagos Electrónicos Interbancarios (SPEI), López Campos expresó que en el Banco de México y en la Comisión Nacional Bancaria y de Valores se requieren mejores controles sobre los proveedores de las plataformas de conexión entre la banca comercial y el sistema, a fin de evitar esos robos.

Planteó que el sector financiero debe contratar empresas serias para proveer de dicho servicio, toda vez que se recurre a firmas que operan fuera del país, sobre las cuales no se tienen los controles suficientes.

El líder empresarial subrayó que las autoridades del sector financiero deben determinar el origen del ataque cibernético, con la finalidad de que se proceda contra los presuntos responsables y evitar así que puedan presentarse acciones de ese tipo en el futuro, procedentes del mismo grupo o de otras bandas delincuenciales.

López Campos adelantó que la Concanaco recopila información de sus 255 cámaras de Comercio, Servicios y Turismo para determinar las afectaciones que pudieran haber sufrido las empresas afiliadas como consecuencia del referido ciberataque.