El Comité Nacional de Productividad (CNP) es el responsable, al igual que el Centro de Estudios Económicos del Sector Privado (CEESP), de llevar a cabo las métricas y avances de las medidas del pacto económico que anunció el presidente Enrique Peña, por lo que en los próximos días arrancará la operación de varios de los puntos, tal es el caso del financiamiento que se otorgará a las empresas.

De acuerdo con el presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco Servytur), Enrique Solana Sentíes, el gobierno federal desembolsó 18,000 millones de pesos a la banca de desarrollo, quien multiplicará el recurso hasta en cinco veces para dar garantías a las empresas que requieren de créditos para mantener sus operaciones.

En estos momentos se definen los sectores, los montos, y se espera que el Inadem y Bancomext operen los créditos para dar oxígeno a las empresas, justo en el momento de volatilidad financiera , comentó el empresario.

El pasado martes el Consejo Coordinador Empresarial (CCE) y los organismos que lo aglutinan se reunieron con los titulares de las secretarías de Hacienda, Economía y Trabajo para dar seguimiento a las estrategias del acuerdo de protección a la economía familiar, en donde se determinó que el financiamiento se dirigirá a las empresas de forma sectorizada, por entidades y delegaciones que demanden de mayores incentivos para crecer.

Otra de las demandas empresariales que ya empiezan a surtir efecto multiplicador es el hecho de que algunos gobernadores asumieron la responsabilidad de emprender una austeridad presupuestal pública, por ejemplo, los mandatarios de Nuevo León, San Luis Potosí, Sinaloa y Zacatecas, y confía en que se sumen otros más.

Solana recordó que temas como la depreciación acelerada para las empresas que facturan hasta 500 millones de pesos anuales; programas para estimular la repatriación de capitales; facilidades para garantizar financiamiento oportuno y a bajo costo para las micro, pequeñas y medianas empresas, así como eliminación de topes de deducibilidad para algunas prestaciones sociales forman parte de una agenda que ya se venía operando con las distintas secretarías de Estado.

Si bien algunas fueron incorporadas, otras las seguimos cabildeando con las autoridades, para hacerles entender que urge fortalecer al mercado interno , abundó.

En días pasados Luis Foncerrada, director del CEESP, mencionó que el acuerdo con el presidente Enrique Peña no era improvisado (como lo calificara la Coparmex) porque fueron propuestas del sector privado que buscan limitar el impacto inflacionario y contar con una serie de elementos que puedan reactivar la economía ante el detrimento del gasto en inversión.

Impulsarán mejora regulatoria y laboral

Coparmex retoma diálogo con secretarías de Economía y Trabajo

El secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, pidió apoyo a la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) para que sus centros empresariales del país colaboren en el impulso de la aprobación en los congresos locales de la reforma constitucional en materia de mejora regulatoria, a fin de eliminar y simplificar trámites.

Tras una reunión privada con el presidente de la Coparmex, Gustavo de Hoyos, el titular de Economía explicó que este instrumento permitirá unificar esfuerzos para la simplificación de trámites a todos los niveles de gobierno.

En un comunicado, el cual no refiere si la Coparmex trabajará con el gobierno federal en el pacto económico, Economía informó que platicó con Gustavo de Hoyos sobre los puntos del Comité Nacional de Productividad, los cuales le competen a la dependencia.

Ambas partes coincidieron en que hay que fortalecer y mejorar la coordinación entre la Confederación y la Secretaría, luego de que la Coparmex no firmara el pacto. No obstante, de Hoyos destacó que la Confederación sigue trabajando la agenda del sector empresarial con el fin de avanzar en temas urgentes con las distintas dependencias federales.

En una reunión por separado Gustavo de Hoyos y el secretario del Trabajo, Alfonso Navarrete, coincidieron en que México requiere unidad y acuerdos alcanzados por la vía del diálogo.

El empresario dijo que ante la coyuntura internacional urge avanzar en los retos en materia de capacitación y productividad así como en la actualización de la normatividad en materia de enfermedades de trabajo. Convinieron también en sumar esfuerzos de todos los sectores y el gobierno para mantener la planta productiva y el empleo formal este año.

lgonzalez@eleconomista.com.mx