La Comisión Federal de Electricidad (CFE) aseguró que a partir de julio de 2019 dejó de pagar horas extras a sus empleados para ser congruentes con la política salarial en el contexto de las medidas de austeridad y dar sustentabilidad a la permanencia de la plantilla activa, aunque en 2019, el director general de la empresa productiva del Estado, Manuel Bartlett, declaró una remuneración 32.9% superior a la legislada para el presidente.  

Lo anterior, fue consecuencia de lo que dicta el párrafo quinto del artículo 25 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que autoriza a la CFE a emitir el régimen de remuneraciones de su personal a fin de garantizar eficacia, eficiencia, honestidad, productividad, transparencia y rendición de cuentas, expuso la estatal.  

Asimismo, la fracción III del artículo 127 Constitucional prevé excepcionalmente que se superen las remuneraciones de su superior jerárquico por producto de las Condiciones Generales de Trabajo específicas, sin exceder el 50% a lo que se asigna al presidente de la República.  

Por tanto, “en ese contexto, los artículos 74 y 75 de la Ley de la CFE permiten contar con un régimen especial de remuneraciones en las que es posible otorgar prestaciones e incentivos distintos a los de las dependencias y entidades del gobierno federal, por lo que aun cuando se superaran las remuneraciones del titular del Ejecutivo Federal, estas estarían amparadas en la normatividad señalada”, justificó la CFE

El comunicado de la CFE fue una respuesta al centro de investigación periodística Mexicanos Contra la Corrupción y la Impunidad, que el pasado 1 de septiembre afirmó que altos funcionarios del poder ejecutivo federal ganaron en 2019 más que el presidente de la República. Con ello, la CFE negó que se haya violentado el marco normativo, toda vez que las remuneraciones que se pagan al personal de la CFE están amparadas legalmente en los ordenamientos antes señalados, así como en las prestaciones extraordinarias contenidas en el Contrato Colectivo de Trabajo y demás normatividad aplicable.  

Además, explicaron, el director general, Manuel Barttlet, devolvió a la Tesorería de la CFE 50,000 pesos durante los meses de diciembre de 2018, enero y febrero de 2019, en tanto se realizaba la autorización de reducir su salario para no superar la remuneración ordinaria del presidente de la República, y en fecha más reciente, atendiendo a su llamado de donar de manera voluntaria parte de su salario a partir del mes de julio, ha aportado el 25% de sus remuneraciones, en congruencia con la política de austeridad del gobierno federal.  

En lo que respecta al pago de horas extras para empleados de menor rango, detallaron que éste se ha limitado a las estrictamente indispensables para mantener las actividades sustantivas de la empresa, sin incluir en ningún caso al personal de mando, y con el propósito de asegurar permanentemente el suministro de energía eléctrica en todo el país.

[email protected]

kg