Infraestructura Energética Nova (IEnova) informó que su subsidiaria Gasoducto de Aguaprieta fue emplazada a proceso de arbitraje por la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para demandar la nulidad de ciertas cláusulas del contrato de servicios de transporte del gasoducto Guaymas–El Oro.

Dichas cláusulas hacen referencia a la responsabilidad de las partes en eventos de caso fortuito y fuerza mayor, así como al reembolso de pagos por capacidad relacionados a dichos eventos, explicó la filial de Sempra Energy a inversionistas, en un comunicado a través de la Bolsa Mexicana de Valores.

Cabe recordar que según el director general de la CFE, Manuel Bartlett, IEnova, que debe pagar a la estatal eléctrica un reembolso de 842.69 millones de dólares por los pagos que ya le ha realizado, como cargos fijos establecidos en el contrato aprobado por la Comisión Reguladora de Energía (CRE), además de otros costos en que ha incurrido la CFE al tener detenido el sistema de transporte de gas de Sonora, al que pertenece este tramo detenido.

El anuncio del emplazamiento a arbitraje entre IEnova y la CFE, mismo que se llevaría a cabo en la Corte Internacional de Arbitrajes de la Cámara de Comercio Internacional de París, fue sólo por el contrato Guaymas-El Oro, que es un gasoducto de 330 kilómetros diseñado para transportar 510 millones de pies cúbicos al día entre Sonora y Sinaloa, cuyo contrato fue adjudicado en el 2012 por una inversión de 400 millones de dólares.

La operación de esta obra fue detenida por la comunidad yaqui de Loma de Bácum, mediante un amparo indirecto, por denuncias de afectaciones en 14 kilómetros del total del ducto. Al respecto, IEnova aclaró que obtuvo esta obra mediante concurso público internacional y logró ponerla en operación en mayo del 2017. “Sin embargo, el servicio a la CFE fue interrumpido por actos de sabotaje sufridos en el ducto en agosto del 2017. Los hechos fueron denunciados ante las autoridades federales y locales”, refirió.

Por tanto, el anuncio de emplazamiento a arbitraje no involucró la otra obra en que participa la filial de Sempra, que es el ducto submarino Texas-Tuxpan, en que IEnova está asociada con TransCanada.

“No obstante, reafirmamos nuestra disposición de continuar el diálogo con la CFE y las autoridades correspondientes, como lo hemos hecho en repetidas ocasiones, para encontrar una pronta solución. IEnova reitera que siempre ha actuado con estricto apego al marco legal y al contrato”, aseguró IEnova.

La CFE mantiene negociaciones con Grupo Carso, Fermaca y TransCanada, por otros seis gasoductos que se encuentran en condiciones similares al de IEnova.

[email protected]