El fin de semana, medios locales reportaron desde los puertos de Tuxpan y Coatzacoalcos, al norte y sur de Veracruz, la presencia de alrededor de 24 buques tanque en espera de descargar combustible de importación hacia las terminales que por los cierres de ductos derivado de la estrategia de seguridad para combatir el robo de combustible se encontraban saturadas.

Al respecto, el presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que estas embarcaciones —aunque no pudo precisar de cuántas se trataba— se encontraban a la espera de suministrar el combustible, ya son parte de la logística ordinaria de importaciones del país.

Los barcos corresponden a fletes contratados por Petróleos Mexicanos (Pemex), según describieron en las localidades. Como han reportado analistas, la estatal pagará las multas correspondientes diarias por los retrasos, que según proyecciones de Marine Traffic ascienden a mínimo 600,000 dólares (12 millones de pesos) diarios por buque, pérdidas que se reflejarán en su cierre financiero trimestral.

Confusión en las importaciones

El pasado 11 de enero, The Wall Street Journal (WSJ) publicó una nota en la que informó que el gobierno de Andrés Manuel López Obrador redujo en 45% la importación de gasolina desde Estados Unidos, cuestión que ha contribuido al desabasto de gasolina que viven en la actualidad al menos ocho estados de la República Mexicana.

WSJ menciona en su artículo, basado en datos de la empresa de análisis sobre transporte de energéticos ClipperData, que en los primeros 10 días de enero el gobierno de México importó 33% menos de gasolina respecto a diciembre del año pasado y 45% menos respecto al promedio diario de enero de 2018. En Ayala, Morelos, el presidente Andrés Manuel López Obrador respondió sobre la reducción de las importaciones a la que hace referencia el diario estadounidense que la información es falsa y aseguró que carecen de seriedad el medio y el periodista.

Robbie Whelan, autor del artículo, aclaró a través de su cuenta de Twitter que en ningún momento mencionó o sugirió que el mandatario mexicano había creado la crisis de gasolina a propósito, sino que hablaba meramente de que Pemex redujo la importación de gasolina de Estados Unidos, así como la importación de petróleo ligero, que se utiliza para refinar la gasolina.

Los datos de las importaciones se observan al cierre mensual de cada ejercicio en los portales de las empresas y los gobiernos tanto estadounidense como mexicano.

[email protected]