Aun cuando el anuncio es extraoficial, la industria automotriz en México afirmó que si Estados Unidos decide quitar la propuesta de imponer 50% de contenido estadounidense en la regla de origen se mandaría una señal de “luz” para destrabar la negociación del TLCAN 2.0 rumbo a la octava ronda en Washington.

“No está confirmado, pero ojalá, porque es algo totalmente inalcanzable y es irracional a un Tratado de Libre Comercio, es un trato post tip a sus socios comerciales.  Creo que la propuesta está puesta de más en la mesa y en algún momento la quitarán”, opinó el presidente de la Industria Nacional de Autopartes (INA), Óscar Albín.

Dijo que se encuentran a la espera de información oficial y de claridad sobre la propuesta en reglas de origen automotriz; aún no es el momento de entender las diferentes alternativas y “no hay prisa”. Para el ejecutivo de las 1,200 empresas de autopartes que fabrican en México, la verdadera negociación sobre reglas de origen se centra en Estados Unidos, como lo dijo el secretario de Economía, Ildefonso Guajardo, “es un problema de ellos que tiene que arreglarse y seguramente se arreglará. Con base en lo que arreglen, veremos qué tanto es alcanzable y en qué tiempo”.

El representante comercial estadounidense afirmó que el gobierno y la industria automotriz se encuentran en una posición en la que “vamos a coincidir”.

En la propuesta inicial estadounidense sobre reglas de origen en el sector automotriz está aumentar el requisito de contenido regional del TLCAN de 62.5 a 85%, y de éste 50% sea originario de Estados Unidos. Al respecto, el presidente de la INA comentó que si aspiran a una regla muy alta en contenido, entonces se tendrá que dar un periodo de 30 años para ajustarse “y no hay problema”. Sin embargo, confió en que ese planteamiento quede descartado.

En tanto, empresarios del ramo automotriz dijeron que si EU cede en quitar la propuesta de la mesa, ayudaría a dar ánimo en las negociaciones y destrabar uno de los seis puntos álgidos que frenan el avance de la modernización del TLCAN.

“Esperamos que haya claridad pronto, pues faltan dos semanas para la octava ronda y 24 capítulos por cerrar”. Sobre la propuesta de México en reglas de origen, la industria automotriz no tiene conocimiento de que se trabaje en una propuesta propia del gobierno, quizá probablemente dentro de la Secretaría, y están en su derecho.

Este jueves, Ildefonso Guajardo sostuvo una reunión con el Representante Comercial de Estados Unidos, Robert Lighthizer, para analizar la renegociación.

Exenciones en acero y aluminio abonan al TLCAN

Las medidas tomadas por Estados Unidos en materia de comercio internacional de acero y aluminio abonan a la negociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) en la medida que reducen su impacto en las cadenas de valor en industrias como la automotriz.

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, impuso el 8 de marzo del 2018 aranceles de 25% a las importaciones de acero y de 10% a las de aluminio, argumentando preocupaciones de seguridad nacional; pero dejó abierta la opción de excepciones para ciertos aliados de su país, entre ellos México y Canadá.

Trump decidió este jueves excluir a la Unión Europea, Australia, Argentina, Brasil y Corea del Sur del aumento de aranceles a la importación de acero y aluminio que entrará en vigor este viernes. Con ello, las medidas se enfocarán sobre todo a China, lo que incluso podría incrementar los flujos de comercio en América del Norte, mientras EU aplique los aranceles a las importaciones originarias de China.

Los esfuerzos de China por expandir su influencia económica a nivel mundial son un área de preocupación para los políticos de Estados Unidos, incluida su iniciativa Belt and Road, para financiar y ayudar a construir proyectos de infraestructura en Asia, África, Europa y otros lugares.

De acuerdo con una investigación del Congreso estadounidense, China podría usar la iniciativa para impulsar sus industrias que enfrentan exceso de capacidad. (Con información de Roberto Morales)