Resulta mucho más fácil el trabajo a distancia en Noruega y Singapur que en México, Ecuador y Perú, incluso dentro de las mismas ocupaciones, advirtió un análisis del Fondo Monetario Internacional (FMI).

“Sencillamente porque más de la mitad de los hogares de los países emergentes y en desarrollo ni siquiera tienen una computadora en casa”, consignaron expertos del organismo.

Al interior de un análisis, titulado “El teletrabajo y las medidas para los países en el distanciamiento por Covid-19”, los expertos del Fondo expusieron que “esta crisis ha demostrado con claridad que  tener acceso a internet es un elemento fundamental de la capacidad de las personas para continuar su participación en el lugar de trabajo”.

“Invertir en infraestructuras digitales y cerrar la brecha digital también permitirá que los grupos desfavorecidos participen de manera importante en la economía del futuro”, destacaron.

En el análisis, donde analizaron la viabilidad de trabajar  desde casa en una amplia muestra de economías avanzadas y de mercados emergentes estimaron que cerca de 100 millones de trabajadores de 35 países avanzados y emergentes entre 189 miembros del FMI, están en alto riesgo laboral. Esto porque no pueden realizar sus trabajos a distancia.

Es decir, “aproximadamente el 15% de la fuerza laboral de los países analizados podría carecer de las condiciones de conexión necesarias para desarrollar su trabajo a distancia”.

El FMI desarrolló un índice de viabilidad del trabajo desde casa, utilizando las tareas que se están realizando en cada país a partir de encuestas recabadas por la OCDE en 35 países.

Encontraron que en los países emergentes, como Turquía, Chile, México, Ecuador y Perú, “más de la mitad de los hogares ni siquiera tienen computadora en casa”. Refieren además que la crisis podría ampliar la desigualdad intergeneracional, pues con el distanciamiento social, la posibilidad de trabajar a distancia de los trabajadores jóvenes y de quienes no tienen educación universitaria es significativamente menor.

Luego resaltaron que los trabajadores en empleos a tiempo parcial suelen ser los primeros en perder sus trabajos.

Consignan que son los trabajadores del sector de alimentos y hostelería así como del comercio minorista y mayorista los más afectados debido a que sus trabajos son los que menos posibilidad de trabajo a distancia tienen.

ymorales@eleconomista.com.mx