La empresa Bio Pappel, el mayor fabricante de papel y productos derivados en México, informó que, a través de McKinley Paper Company, su subsidiaria en EU, ha adquirido 55% de la empresa papelera U.S. Corrugated Holdings, Inc. y subsidiarias.

La compañía informó a través de un comunicado enviado a la Bolsa Mexicana de Valores que  “esta adquisición estratégica permitirá a Bio Pappel duplicar el tamaño de sus operaciones en EU y alcanzar una alta integración hacia productos de mayor valor agregado y expandir su presencia geográfica en ese país, así como potencializar las oportunidades para la exportación de sus productos hechos en México apoyados en su nueva red de distribución”.

U.S. Corrugated Holdings, Inc. es líder en la fabricación de empaques y envases de papel en Estados Unidos y opera una red de producción y distribución con modernas plantas industriales en California, Georgia, Indiana y New Jersey, así como dos plantas más en la frontera de EU-México localizadas en Tijuana y Mexicali, BC.

“Esto permitirá una eficiente integración e importantes sinergias con nuestra empresa McKinley Paper Company que opera dos fábricas de papel en Nuevo México y en el estado de Washington, cuya producción de papel se vendía en el mercado abierto y ahora se integrará directamente a la nueva empresa, lo que se traducirá en una mayor ciencia y estabilidad de sus operaciones en ese país. Bio Pappel tiene el derecho de adquirir 45% restante de esta compañía a partir del quinto aniversario”.

Miguel Rincón, presidente del Consejo de Bio Pappel, señaló que “esta adquisición es congruente con nuestra visión de que hoy globalmente la mejor región para invertir es América del Norte y con nuestra estrategia de continuar creciendo en México y Estados Unidos”.

Adquisición de Scribe

Uno de los negocios más importantes de la compañía, fue la compra que cerró con Corporación Scribe en junio del 2015.

“Bio Pappel, S.A.B. de C.V., el mayor productor integrado de papel en México, anuncia que se ha cerrado exitosamente la adquisición de 100% de las acciones de Corporación Scribe, S.A. DE C.V. y sus empresas subsidiarias”, indicó en su momento la compañía.

Los accionistas aprobaron la adquisición en mayo de ese año y pusieron un tope de 140 millones de dólares para la operación considerando la deuda y subsidiarias.

Bio Pappel contrató en ese entonces un crédito por 255 millones de dólares, del cual una parte fue utilizada para pagar dicha compra.