La diversificación en la oferta de servicios móviles ha ocasionado que el gasto promedio de los usuarios móviles de pospago se haya reducido 5.7% en términos anuales durante el primer trimestre del 2018, al registrar un nivel de 342.1 pesos al mes y previamente fue de 362 pesos, aun cuando la tendencia es el crecimiento del segmento de renta: esto es, pagan menos, pero consumen más.

De acuerdo con The Competitive Intelligence Unit, en términos absolutos, suman 21.0 millones de usuarios de pospago, cifra equivalente a un crecimiento anual de 7.4% por ciento. Para la empresa de consultoría, esta dinámica es atribuible a la creciente oferta de datos en los planes, la eliminación de plazos forzosos (por ejemplo, en el caso de AT&T), la inclusión de servicios de valor agregado (Claro Video, Blim, Spotify, entre otros), así como derivado de la disponibilidad de opciones de financiamiento y subsidio de equipos móviles.

De ahí que, de las 116.5 millones de líneas móviles al primer trimestre del 2018, 18.1% corresponde al pospago.

Según Radamés Camargo, analista de The CIU, ante este panorama competitivo en el mercado de las telecomunicaciones móviles, los operadores han implementado en sus estrategias de mercado mecanismos para la atracción y retención de sus clientes. Además de la disminución en los precios se han enfocado en la diversificación de servicios y en la oferta de dispositivos como un incentivo adicional para captar usuarios.

Esto es, los operadores buscan cómo ofrecer más servicios de manera que los usuarios destinen más en la adquisición de paquetes más completos sin que haya el efecto de que perciban precios altos.

El especialista destacó que “los precios ya no están cambiando mucho, debido a que hay estabilización de los mismos; por ello hay configuración de paquetes con más servicios en los que el usuario consume más, pero no resiente el efecto de ver incrementadas las tarifas”.

[email protected]