El primer vehículo del fabricante alemán impulsado por electricidad hizo su debut en nuestro mercado en el último trimestre del 2019. Enfundado en una carrocería estilo SUV, el e-tron promete 400 kilómetros de autonomía, lo último en tecnología en el ramo así como una calidad de marcha inigualable de la mano del carácter premium de Audi. En esta prueba de manejo comprobaremos si cumple lo prometido.

Grande en serio

Contrario a lo que podríamos esperar de un vehículo eléctrico, que casi siempre optan por una carrocería discreta y compacta, el e-tron presume en grande su condición. El largo total llega hasta los 4,901 milímetros mientras que a lo ancho registra 1,938 mm por 1,629 mm de alto. Por ello ofrece espacio para cinco pasajeros, una segunda fila en la que no se penaliza la comodidad de las rodillas y con un volumen de carga apenas suficiente. 

El buen tamaño que le otorgan sus dimensiones es perfecto para mostrar en todo su esplendor las soluciones aerodinámicas tan interesantes que propone. La primera de ellas es la parrilla, su forma octagonal engaña a la vista pues es más un elemento distintivo que funcional porque no tiene huecos que permitan el paso del aire puesto que no hay motor o transmisión que refrigerar. 

A los lados, el resultado visual es muy atractivo por el contraste de las molduras de las salpicaderas que se recorran los bajos, mismos que en la parte inferior de las puertas crean la ilusión de hacerlo ver más esbelto.

Impactantes son los conjuntos ópticos que en caso de los delanteros recurren al sistema de iluminación Matrix Led mientras que los traseros emplean led y una tira que va de extremo a extremo, que como ya es un sello en Audi, encienden de forma activa.

Audi e-tron 2020
Audi e-tron 2020.

Poder eléctrico

Vayamos a lo que más nos interesa, que es la forma de conducción y sus prestaciones. Lo primero que hay que decir que es la entrega de potencia es simplemente brutal. Tiene dos motores eléctricos, uno por cada eje. En el trasero el generador alcanza 160 kW, el restante es de 140 kW. La potencia es de 355 hp y de 413 lb-pie, pero si se activa el modo Boost entonces por unos instantes se alcanzan 402 hp y 490 lb-pie. 

La tracción, cuando las condiciones no demandan mayor desempeño o agarre, es trasera, pero si el sistema detecta que el eje posterior pierde adherencia o si se hace off road ligero entonces la computadora central activa el motor eléctrico delantero. Audi afirma que el funcionamiento de esta modalidad de tracción total es 50 veces más rápida que la tradicional que emplea un eje cardán. 

Otro elemento que se debe destacar es la casi total hermeticidad del interior, pues no hay combustión y por ende, escape que emane ruido proveniente del motor. ¿Vibraciones?, ni una sola; la marcha es casi como deslizarse sobre el aire. De ello también es responsable la suspensión, que al ser neumática, absorbe baches y compensa las oscilaciones de la carrocería.

La regeneración de la batería de 95 kWh ocurre por el sistema de frenado o cuando dejamos de acelerar. Del primero debo contarte que no hay conexión mecánica entre el pedal y las pinzas de frenado, todo ocurre por medio de la electrónica. En el segundo, los motores cuando no impulsan, entonces invierten su giro y regeneran energía mediante la resistencia al avance. 

Esa resistencia se puede modular en tres modos mediante las paletas que están detrás del volante. En la de mayor incidencia llega el punto en el que presionar el pedal del freno ocurre en pocas ocasiones, pues, aprendiendo a reaccionar y a responder al tacto, basta con quitar el pie del acelerador para que los generadores detengan al vehículo.

Según el protocolo WLTP, la autonomía puede llegar a los 411 kilómetros; sin embargo, en condiciones reales de conducción, con tránsito, usando el climatizador, entre otros, se obtiene un consumo promedio de 27.6 kWh, con lo que apenas se superarían los 320 kilómetros. Claro que mucho depende también del estilo de conducción.

Audi e-tron 2020
Audi e-tron 2020.

Espacio que consiente

Para el interior no hay más que excelencia en materiales, armado, ubicación de controles y herramientas de infoentretenimiento. El Virtual Cockpit es de 10.1” a color, mientras que en la consola central una de 8.6” permite acceder a todas las herramientas, es a color y responde al tacto. 

Entre los avances de la conectividad, por ejemplo, el sistema de navegación puede obtener una ruta idónea, incluso nos indica si es posible llegar con el nivel de carga de ese momento, si es necesario detenerse a repostar y si hay estaciones en el camino y su ubicación. Una tercera pantalla, también táctil y a color, se destina para el climatizador.

Conclusión

Impactante, futurista y exclusivo son algunos de los calificativos para el e-tron. Con este primer ejercicio de movilidad eléctrica, Audi da preferencia a la calidad de marcha sobre la eficiencia energética. La razón es que son tantos sistemas montados que la báscula se dispara por arriba de 2,500 kilogramos, lo que obliga a demandar mucha energía. Lo que es cierto es que pocos modelos, incluso de combustión, ofrecen tanta calidad de marcha al volante.

Ficha técnica: Audi e-tron 2020

  • Batería: 95 kWh
  • Motores: 2 motores, uno por cada eje
  • Potencia: 355 hp // 402 hp (boost)
  • Torque: 413 lb-pie // 490 lb-pie (Boost)
  • Transmisión: Automática 1 vel
  • Autonomía: 411 kms (WLTP)
  • Tracción: Quattro
  • Suspensión Neumática
  • Diámetro discos delanteros: 375 mm
  • Diámetro discos traseros: 350 mm

     

[email protected]